Assumpta Escarp niega su implicación en un delito urbanístico

La diputada del PSC niega haber firmado la licencia para construir una caserna de bomberos en el parque Joan Miró

Assumpta Escarp en una imagen de archivo.
Assumpta Escarp en una imagen de archivo.ALBERT GARCIA

La diputada del PSC en el Parlament de Cataluña, Assumpta Escarp, ha asegurado este miércoles en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que no se le pueden exigir “responsabilidades técnicas” en el presunto delito urbanístico que la ha sentado en el banquillo de los acusados. Escarp está acusada de autorizar, de forma irregular, la construcción de un cuartel provisional de bomberos en el parque Joan Miró en julio de 2009. Por ello, fiscalía solicita ocho años de inhabilitación para ejercer un cargo público y una multa de 6.000 euros.

Más información
El fiscal pide inhabilitar ocho años a Escarp por delito urbanístico
PSC defiende a Escarp “por actuar siempre por el interés general”

Cuando sucedieron los hechos que ahora se juzgan, el Hospital Clínic tenía previsto ampliar sus instalaciones y por ello derribó la caserna de los Bomberos de la calle Provença. Se debía buscar un emplazamiento temporal para el cuartel hasta que terminasen las obras. El hospital tramitó la licencia y se acabó instalando una caserna temporal en el parque Joan Miró. Sólo debía estar allí un par de años, pero continúa en funcionamiento ya que la crisis obligó a paralizar las obras del Clínic.

Escarp ha asegurado ante el tribunal que estudió “tres años derecho, pero no tengo conocimientos jurídicos”. Tras admitir su ignorancia, la diputada socialista ha defendido que ella era regidora del distrito del Eixample “con responsabilidades políticas, pero no técnicas”. Escarp ha negado haber participado en los convenios entre el Clínic y el Ayuntamiento previos a la construcción del cuartel. También ha asegurado que “no fui yo quien decidió si debía tramitarse una licencia de obras provisional o una licencia de obras mayores”. La socialista ha admitido que sabía que la caserna se instalaba en una zona verde pero se ha escudado afirmando que la licencia fue firmada por el entonces primer teniente de alcalde, Carles Martí, que ejercía como alcalde accidental.

Fiscalía mantiene la acusación contra la socialista. Sostiene que la instalación del cuartel de bomberos en el parque afecta a los usos de esta zona verde y no respeta la normativa urbanística vigente. En el banquillo de los acusados, junto a Escarp, también estaban la letrada y la técnica de la división de servicios técnicos municipales y el que era supervisor de licencias en la vía pública.

La letrada acusada ha defendido que dio el visto bueno a la caserna tras realizar diferentes consultas a urbanismo. “Se trataba de un caso de ocupación temporal de un servicio básico en un terreno calificado como parques y jardines”. La abogada ha asegurado que no era necesaria la creación de un “plan urbanístico porque estos son para que duren en el tiempo”. Una actuación similar a la que ha defendido la técnica de la misma división.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El que era el supervisor de licencias en la vía pública ha sentenciado que en el “traslado temporal del servicio básico no era necesario hacer una remodelación urbanística”. El jefe de licencias ha mantenido que no es un caso excepcional y ha admitido que hay escuelas temporalmente ocupando otro tipo de terrenos o “el mismo mercado de Sant Antoni”.

La arquitecta del proyecto de la caserna de bomberos ha defendido la caducidad del mismo al estar efectuado con módulos prefabricados “como se hacen ahora muchas escuelas”.

Una docena de bomberos de Barcelona esperaban a primera hora de la mañana la entrada de la diputada socialista en el palacio de Justicia. Los manifestantes han realizado proclamas y han gritado "corrupta", mientras Escarp entraba en la primera sesión del juicio.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS