Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Baltar declarará en septiembre como investigado en la causa contra su hijo

La juez ha tenido que prorrogar la causa para poder tomar declaración al patriarca del clan, al que imputa supuesto cohecho y tráfico de influencias

José Luis Baltar, a la puerta de los juzgados de Ourense
José Luis Baltar, a la puerta de los juzgados de Ourense

 

El expresidente del PP y de la Diputación de Ourense José Luis Baltar Pumar, condenado en julio de 2014 por prevaricar al enchufar en la institución provincial a más de un centenar de afines al PP en el entorno del congreso provincial de la sucesión dinástica, tendrá que declarar como investigado el próximo 29 de septiembre. Baltar padre, que se jubiló una vez que traspasó todos sus cargos a su primogénito, José Manuel Baltar, podrá disfrutar del veraneo antes de comparecer ante la juez que lo investiga en la causa abierta contra su hijo por presuntamente ofrecer un enchufe en la Diputación a una exempleada a cambio de mantener relaciones sexuales con ella.

La titular del Juzgado número 3 de Ourense imputa al ex todopoderoso barón del PP de Galicia los delitos de cohecho y tráfico de influencias. La voz del expresidente aparece en algunos de los audios de voz que la demandante -a la que la juez también investiga por cohecho- aportó a la denuncia. En esas grabaciones se escucha la voz del fundador del baltarismo manteniendo una conversación con la mujer en la que presuntamente evidencia estar al corriente del empleo que esta reclamaba a su hijo-sucesor.

Baltar padre compareció el pasado día 8 citado por la juez pero su defensa, que intentó anular la causa, alegó indefensión destacando que no había tenido acceso a las grabaciones. La magistrada ordenó a la demandante que entregara nuevas copias en el juzgado y aplazó la declaración del expresidente. Junto a los dos Baltar, la juez mantiene como investigado al jefe de Personal de la Diputación, el alcalde de Monterrei, sucesor también de su padre en este cargo, José Luis Suárez. La instructora ha tenido que prorrogar por seis meses la investigación para poder tomar declaración como imputado al expresidente ya que la Fiscalía se opuso a su petición de declarar la complejidad de la causa.