Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los salafistas controlan una de cada tres mezquitas en Cataluña

Los oratorios vinculados a este movimiento islamista se han duplicado en una década

El jeque Saleh El-Maghamsi, durante su reunión en la mezquita de Cornellà, el 29 de mayo de 2016, en una foto extraída de su cuenta de Twitter.
El jeque Saleh El-Maghamsi, durante su reunión en la mezquita de Cornellà, el 29 de mayo de 2016, en una foto extraída de su cuenta de Twitter.

En Cataluña hay 79 oratorios salafistas, según los datos que maneja la policía catalana. Lo que significa que uno de cada tres lugares de culto —256 en total, según datos de la Generalitat— siguen este movimiento, en mayor o menor medida. La corriente defiende una interpretación radical del islam, que pide la instauración de un orden islámico universal y el regreso a las formas de vida de la época de Mahoma. Rechaza cualquier actualización o renovación de su religión.

Los Mossos d’Esquadra siguen con atención el crecimiento de esta corriente, que se ha definido como la antesala o la justificación ideológica de la violencia. “Tenemos a algunas personas bajo control, que no son de interés”, explicó el comisario jefe de los Mossos, José Luis Trapero, en una entrevista en Rac1. “¿Pero esas personas tienen una voluntad concreta de querer atentar?” “No”, añadió. Ninguno de los últimos 30 detenidos por los cuerpos de seguridad se ha radicalizado en un centro salafista.

En este contexto visitó Cataluña, hace dos meses, Saleh El-Maghamsi, un jeque de Arabia Saudí y referente salafista. En su viaje de tres días, llenó la mezquita de Cornellà con unas 600 personas, donde predicó dos veces. Luego recibió a pequeños grupos de personas en Barcelona. El-Maghamsi aterrizó en Cataluña precedido por unas polémicas declaraciones, de hace cuatro años, en Qatar TV. Allí explicó que, a ojos de Alá, Osama Bin Laden había muerto con los honores y la santidad reservadas a los musulmanes. La policía siguió en Cataluña su discurso, y considera que no dijo nada que supusiese un delito y que hubiese justificado su prohibición.

Expansión en Tarragona

La cifra de oratorios salafistas se ha duplicado en la última década (en 2006 había 36). La mayoría se concentran en las comarcas del Baix Camp y del Camp de Tarragona y en el sur de Barcelona. También en Lleida y Salt residen algunos representantes influyentes a nivel local. Entre las asociaciones que las aglutinan, a modo de paraguas, está la Federación de Asociaciones Culturales Islámicas de las comarcas gerundenses; la Asociación de Unión y Cooperación islámica de Lleida y comarcas; y la Comunidad Islámica Pastoral del Tarragonès.

Su naturaleza es diversa, y no todo el mundo que asiste a un oratorio regido por una junta salafista tiene por qué seguir a pie juntillas el movimiento. Teniendo eso en cuenta, se calcula que un 5% de la comunidad musulmana (un total de 490.000 personas) en Cataluña sigue el movimiento salafista, según los datos que manejan los Mossos. “Aunque nadie reparte carnets de salafista”, insiste el inspector jefe de análisis de la policía autonómica. En el resto de España hay 30 oratorios adscritos al movimiento, según datos del Ministerio del Interior.

El mayor riesgo del salafismo es que propugna el “aislamiento social”, explica el profesor y sociólogo Jordi Moreras. “Es lo que da justificación a ese proceso voluntario”, añade. Este diario ha contactado con representantes de dos de las comunidades salafistas de Cataluña: la de Salt —con Mohammed Atauil como una de las cabezas visibles y miembro del nuevo consejo de la Unió de Comunitats Islàmiques de Catalunya— y la de Reus. Ambas han optado por no pronunciarse.

El crecimiento de la comunidad es constante desde los años 90, aunque la policía ha detectado una pequeña frenada en esa línea ascendente (del 15% al 8%, en datos estimativos). “En Cataluña, nunca se ha definido una línea doctrinal concreta del islam, y los salafistas aprovechan ese desacierto para propagar un mensaje de la verdad, con el retorno a las esencias del islam verdadero”, ahonda Moreras.

Ese mensaje cuaja con facilidad, dice Moreras, porque Cataluña no ha vivido un islam “más interpretativo, más contextual, más intelectual”. “Hemos tenido una inmigración con poca preparación cultural y menos doctrinal, en la que el islam es un legado, una herencia recibida de los padres, en la que esta forma tan sencilla de entenderlo funciona”.

“¿Pero el peligro es que se radicalicen y pongan bombas?” “No, no lo creo”, insiste Moreras. A pesar de eso, visitas como las de El-Maghamsi, que suelen pagar Arabia Saudí o Kuwait, ponen en alerta a los agentes. En dos años (entre 2012 y 2015), Cataluña ha celebrado 25 congresos salafistas, según datos recogidos en el libro La España de Alá, del periodista especialista en el Magreb Ignacio Cembrero. “Son dos o tres al año”, cuenta el inspector de análisis de los Mossos. Se trata de encuentros que reúnen a centenares de personas, en los que se hace proselitismo, con invitados destacados del mundo salafista, a los que acuden personas del resto de España, y de otros países, como Francia o Bélgica.

Hasta ahora, Cataluña no exporta figuras con gran tirón, que difundan la doctrina fuera. Y su papel en Europa sigue siendo menor si se compara, por ejemplo, con los Países Bajos. “Pero tarde o temprano aparecerá una figura de peso”, vaticina Moreras. Una posibilidad que también contemplan los Mossos.

Auge del salafismo en los oratorios

2001: 27 mezquitas

2006: 36

2011: 51

2015: 65

2016: 79

Fuente: datos que manejan los Mossos d’Esquadra