Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Si no se contempla una comisión sobre Cataluña es que no se quiere ni hablar”

El candidato de Convergència, Francesc Homs, asume que Podemos es el único partido que busca soluciones a la cuestión catalana

A pesar de los malos resultados que auguran las encuestas, Francesc Homs (Vic, 1969) no cesa de asegurar estos días que Convergència será “decisiva” en la investidura del nuevo presidente del Gobierno, en la que venderá sus votos “a precio de oro”. El candidato nacionalista asegura que mantener la hoja de ruta independentista que rige al Gobierno de Junts pel Sí no choca con ejecutar una política práctica en el Congreso. Apuesta por un gobierno de PSOE y Podemos siempre y cuando asuma su propuesta de una comisión parlamentaria para hablar del referéndum de independencia.

Pregunta. Si está en sus manos, ¿Convergència impedirá unas terceras elecciones?

Respuesta. Nuestro compromiso es que no haya más elecciones. Vamos a Madrid a mojarnos, no a tener una actitud contemplativa. Y cuando digo que no quiero ver al PP en el Gobierno también estoy hablando de Ciudadanos. Los veo muy sinónimos. Quiero pensar que habrá más alternativas.

P. ¿Su propuesta de crear una comisión en el Congreso para abordar el debate del referéndum es condición para la investidura?

R. Si una propuesta tan modesta como crear una comisión ni tan solo es contemplada ante una investidura, querrá decir que no quieren ni hablar. Será interesante ver la respuesta. Solo pretendemos un abordar con serenidad el debate. Estar a favor de esa comisión no obliga a nadie a renunciar a su posicionamiento, solo a estar dispuesto a hablar de las cosas. No tiene sentido admitir que la cuestión catalana es uno de los grandes puntos de la agenda española y no trasladarlo a un debate específico en el Congreso.

P. ¿Qué le hace pensar que no se repetirían las propuestas ya conocidas?

R. Una comisión obligará a todo el mundo a mojarse. Me gustaría conocer qué quiere decir la propuesta de todos los partidos respecto a Cataluña, si es que la tienen. Propongo un método que nos permita abordar un diagnóstico, analizar qué ha pasado en los últimos diez años para que haya subido el independentismo e identificar las vías de resolución de un conflicto político. Si hay referéndum que se pueda hablar de la pregunta y los efectos de la respuesta. Si no se puede hacer, seguiremos nuestro camino.

P. ¿Por qué son tan críticos con Podemos si son los únicos partidarios de negociar la consulta? Según las encuestas van a ganar las elecciones en Cataluña.

R. Porque ya sabíamos que dudaban de su propuesta. Podemos es una fuerza política que tiene todavía la presunción de inocencia política pero mi obligación es situar las cosas donde creo honestamente que están. Todo el mundo se creyó a Zapatero sobre el Estatut y ahora tememos que Iglesias sea un Zapatero dos. Podemos al menos trata de dar respuestas a la cuestión catalana.

P. ¿La ruptura con la CUP en el Parlamento no debilita el bloque independentista en el Congreso?

R. Que nadie confunda lo que es una decisión de unas personas de un partido, que son dos cúpulas que están peleadas entre ellas, con cómo se expresa una parte significativa de la sociedad catalana.

P. Les debilita?

R. Creo que no. Porque creo que se resolverá en septiembre con la cuestión de confianza del presidente Puigdemont. No sé qué decisiones tomará la CUP, pero tendrá que tomarlas.

P. La CUP y la Asamblea Nacional Catalana presionan con la propuesta del referéndum unilateral de independencia. Ustedes la rechazaban al principio, pero ¿por qué le abren ahora la puerta?

R. Siempre hemos dicho lo mismo. Para que cualquier votación sea fuente de legitimación democrática ha de ser una votación en la que todo el mundo se sienta partícipe. ¿En un referéndum unilateral los defensores del no se sentirían animados a participar? Eso lo hicimos el pasado 9 de noviembre. Participaron 2.530.000 personas. Fue extraordinario. Pero los partidarios del no fueron poco más de 100.000. No quisieron participar. ¿Es eso un referéndum unilateral? Las cosas se hacen bien.

P. Proponen derogar la reforma laboral. Pero la apoyaron con votos favorables. ¿Tanto ha cambiado Convergència desde 2012?

R. Que votáramos a favor no quiere decir que fuéramos unos entusiastas. Nuestros votos no eran necesarios porque el PP tenía mayoría absoluta.El dilema es que, si puedes incidir en algo, ¿hay que hacerlo? Si no lo haces por el miedo a qué dirán eres un perfecto inútil. Eso sí, no tendrás ninguna crítica.

“De las piedras intentamos hacer panes”

P. En la anterior campaña, usted no estaba imputado por su participación en la celebración de la consulta del 9-N. Ahora sí. ¿Le beneficia esa imputación como candidato?

R. No me hace ninguna ilusión. Preferiría no estarlo.

P. ¿Pero le beneficia?

R. No tengo la sensación de que ni me beneficie ni me deje de beneficiar.

P. ¿Y le ha ido bien electoralmente el plantón de la CUP en el Parlament? Lo está utilizando en campaña.

R. Puede haber una lectura de que me va bien. Pero yo preferiría no estar imputado y que la CUP hubiera respetado su palabra. De las piedras intentamos hacer panes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >