Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CUP intenta cerrar su crisis renovando su secretariado

Poble Lliure, proclive al pacto, pide mejorar la participación democrática en la organización

Una imagen de los diputados de la CUP. En primer plano, Albert Botrán, de Poble Lliure.
Una imagen de los diputados de la CUP. En primer plano, Albert Botrán, de Poble Lliure. EFE

El rechazo de la CUP a debatir el proyecto de presupuestos del Gobierno catalán ha provocado ya consecuencias en el partido asambleario. El portavoz del secretariado de la CUP, Xavi Generó, confirmó ayer la renovación del ente para “fortalecer y oxigenar” la dirección de la organización. En declaraciones a TV-3, Generó agregó que esos cambios deberían realizarse en verano para que estén listos ante de que se celebre en el Parlament la cuestión de confianza que ha planteado el presidente Carles Puigdemont. “Es necesario que sean en agosto”, dijo en alusión al “intenso debate” que vaticina.

El proceso de relevo se produce en un momento de enorme tensión en la CUP tras el rechazo al proyecto de Presupuestos. El colectivo Poble Lliure, uno de los más numerosos de la CUP y el más proclive al pacto, había amenazado con dimitir. En un comunicado emitido ayer, el sector llamó a “renovar urgentemente” la dirección de la formación y sus mecanismos de toma de decisiones para superar las “contradicciones” internas, que están generando “tensiones”. La CUP está ahora fracturada en torno a Poble Lliure, que en su día apoyada también la investidura de Artur Mas, y Endavant, que se oponía.

En la nota, Poble Lliure, al que pertenece el diputado en el Parlament Albert Botran, señala que la CUP se ha visto sometida desde el 27-S a “unos niveles de tensión política, organizativa y mediática para los que no estaba suficientemente preparada”, en alusión al pulso con Junts pel Sí por la investidura de Mas y por los presupuestos. No solo eso: deplora que al no encarar esas contradicciones “en algunas decisiones se ha actuado contra los fundamentos históricos del independentismo”.

La corriente pide que los diputados voten y que las decisiones claves se acuerden en referéndum

Su propuesta pasa por superar “las carencias manifiestas” ampliando la democracia participativa interna de la organización y dando también “voz a todas las personas simpatizantes y votantes que quieran acompañarnos". Sus propuestas son las siguientes: que los votos de los 10 diputados del Parlament sean tenidos en cuenta —ahora no lo hacen y actúan de meros portavoces—; que las cuestiones políticas de importancia solicitadas al menos por tres asambleas territoriales se resuelvan por referéndum interno telemático y no por voto ponderado; y que los órganos de la dirección y los liberados tengan el apoyo de “al menos el 65% de la militancia” y que su elección se haga por voto telemático. El exdiputado Quim Arrufat está intentando, según TV-3, lograr el consenso entre los dos bloques.