Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los espectáculos taurinos pierden terreno en Valencia y Alicante

El bou embolat desaperecerá de las pedanías de la capital y Guanyar Alacant planea una consulta

Bou embolat en un pueblo valenciano. Ampliar foto
Bou embolat en un pueblo valenciano.

El veto a los festejos taurinos gana terreno en Valencia y Alicante. El Ayuntamiento de Valencia ha anunciado que las pedanías dejarán de celebrar el bou embolat al considerarlo contrario al "bienestar animal". En Alicante, mientras tanto, Guanyar Alacant planea convocar un referéndum en 2017 para prohibir las corridas y otro tipo de espectáculos en espacios públicos que incluyan "maltrato" para los animales. El PP ha criticado la línea de poner fin a los festejos al considerarlo "un ataque a las tradiciones".

Valencia tiene previsto aprobar este viernes en la junta de Gobierno local la medida. "Ya hemos hecho realidad que ningún circo de la ciudad utilice animales salvajes o que en las rocas del Corpus no se realice la práctica del tiro y arrastre. Ahora damos un nuevo paso adelante y la ciudad de Valencia será una ciudad que respeta los animales, una ciudad sin la práctica del bou embolat", ha afirmado el alcalde Joan Ribó.

La concejal de Bienestar Animal, Glòria Tello, ha mantenido que su departamento "no puede autorizar o dar licencia a una práctica que se caracteriza por someter los toros a una grave situación de estrés que puede llegar a interferir en el funcionamiento normal del organismo del animal", en referencia al bou embolat. Esta clase de espectáculos se concentraba hasta ahora en las pedanías del norte.

El Consistorio ha anunciado que extremará, además, el control para los festejos con vaquillas, y que será "inflexible" en el cumplimiento de las condiciones, como el pago de diversos servicios médicos y de seguridad por parte de los organizadores de los actos.

Valencia fomentará "festejos alternativos" a los taurinos en las pedanías que potencien "las relaciones entre vecinos y vecinas de manera lúdica". "Los pueblos de Valencia tienen una forma de ser propia y queremos fomentar esas características", ha agregado el alcalde.

El concejal del PP en Valencia Félix Crespo ha considerado la medida "un nuevo ataque a las tradiciones de un Gobierno municipal que ya en demasiadas ocasiones ha mostrado estar muy predispuesto a cuestionar y cambiar las costumbres del pueblo valenciano sin justificación alguna". Crespo ha lamentado que la decisión se adopte "sin hablar con nadie".

El Partido Animalista (Pacma) ha denunciado por su parte que en Benimàmet, pedanía de Valencia, hay previstos bous embolats el 18 y el 24 de junio en el marco de sus fiestas, y ha reclamado al Ayuntamiento que aclare si los ha autorizado.

Finalización de contrato

En Alicante finaliza en 2017 el contrato que el Ayuntamiento tiene con la empresa Toros Mediterráneo para la explotación de la plaza de toros. Coincidiendo con esa fecha, la concejal de Juventud y Protección Animal, Marisol Moreno, pretende celebrar una consulta popular para que los ciudadanos decidan si quieren o no “ceder espacios públicos para espectáculos en los que se maltraten animales”. En caso de que los alicantinos votaran mayoritariamente por el ‘no’, la plaza de toros de la ciudad diría adiós a su tradicional feria taurina, que este año ha adquirido una relevancia excepcional al anunciarse la participación en ella de la gran figura del momento, José Tomás, que comparte cartel el 24 de junio con los hermanos Manzanares.

Moreno cuenta ya con la colaboración de la Concejalía de Participación Ciudadana, cuya responsable, Julia Angulo, está realizando las primeras gestiones para evaluar la forma de realizar una consulta “que nunca se ha celebrado en una ciudad de las dimensiones de Alicante”, según explica la edil de Protección Animal. Eso sí, Moreno es consciente de que ha de convencer previamente a los otros dos grupos que conforman el tripartito, Compromís y el PSOE, grupo este último al que pertenece el alcalde, Gabriel Echávarri, que se ha manifestado contrario a la prohibición de la tauromaquia en la ciudad. Sin embargo, Moreno confía en que “nadie se negará a que consultemos a la ciudadanía; si los alicantinos manifiestan que quieren espectáculos taurinos, yo lo aceptaré y me dedicaré a otras cosas”.

Un tercer concejal de Guanyar, Dani Simón, responsable de Cultura, respalda el proyecto y planea incorporar el recinto taurino a un “triángulo cultural” que formarían el coso, el Auditorio Provincial (ADDA) y el centro cultural Las Cigarreras. La plaza de toros vería ampliada una programación de espectáculos que en la actualidad se limita a esporádicos conciertos musicales o eventos deportivos, con una actividad más frecuente que incluiría un festival de teatro en las noches de verano.

 Como es habitual en los últimos años, los colectivos antitaurinos de Alicante han organizado una manifestación que tendrá lugar el próximo 18 de junio, a las 16.30, coincidiendo con el comienzo de la feria taurina de Hogueras de San Juan. En la convocatoria, desde las diferentes asociaciones animalistas de la ciudad —Animals Feel, Dignidad Animal y Alicante Animalista— afirman que pretenden “denunciar y dejar claro nuestro profundo desprecio hacia este espectáculo sangriento y cruel, que no tiene cabida en lo que los y las alicantinas entendemos por fiesta. Saldremos a la calle a mostrar nuestro rechazo hacia la barbarie, a exigir la abolición de la tauromaquia y dejar bien claro, que en Alicante, no son bienvenidos los festejos o espectáculos donde los animales sean maltratados y asesinados”.

Al finalizar la manifestación, por primera vez se celebrará un concierto antitaurino en La Concha de la Explanada, con la actuación del grupo Major Arcana y una bailarina de danza clásica de la escuela In Situ. Tanto los concejales mencionados como el vicealcalde y concejal de Urbanismo Miguel Ángel Pavón tienen previsto acudir a la protesta.

Más información