Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos seis hombres por el crimen del jefe de la patronal de Girona

Los sospechosos asaltaron su casa en 2012 para robarles dinero y las joyas

Registro en el domicilio de un detenido por el asesinato de Comas.
Registro en el domicilio de un detenido por el asesinato de Comas. EFE

Los Mossos d'Esquadra han montado este martes un operativo policial en Barcelona y en diferentes localidades de Girona para detener a seis hombres que podrían estar implicados en el asalto a la casa y asesinato del presidente de la Fedación de Organización Empresarial de Girona (FOEG), Jordi Comas, de 67 años, el 18 de noviembre de 2012. Los investigadores hacía más de tres años que iban tras la pista de estos sospechosos.

La primera de las detenciones se ha hecho sobre las 14.30 horas en el barrio Gótico de Barcelona. La filtración de esta detención ha provocado que el operativo que debía llevarse a cabo este miércoles se precipitara y los agentes del Área de Investigación Criminal (AIC) encargados del caso se han visto obligados a avanzar el operativo a este martes. Otra de las detenciones se ha hecho en Barcelona y diversas dotaciones se han dirigido a Palafrugell y Platja d’Aro (Baix Empordà), donde este martes por la tarde se han hecho otras cuatro detenciones.

Además de las seis detenciones entre Girona y Barcelona de los principales sospechosos, están emitidas cuatro Órdenes Europeas de Detención y Entrega (OEDE) para otras personas que podrían haber participado también en el asalto. En principio a los detenidos se les acusa de asesinato, robo con violencia y de pertenencia a grupo criminal. El Juzgado de Instrucción de Sant Feliu de Guíxols que lleva el caso mantiene el secreto del sumario. Los seis detenidos son de nacionalidad albano-kosovares y marroquíes.

Sobre las 22.00 horas del domingo 18 de noviembre de 2012, el conocido empresario hotelero de 67 años y su mujer estaban en su casa, a primera línea de mar en el número 15 de la céntrica calle Nostra Senyora del Carme de Platja d’Aro. De repente tres hombres vestidos de negro y encapuchados entraron, les amenazaron para que les dieran las joyas y el dinero y les ataron de pies y manos. La mujer resultó herida leve y Comas, a quien le pusieron un pañuelo en la boca para que no gritara, pereció asfixiado. Tras registrar toda la casa los asaltantes se fueron, la mujer consiguió desatarse y alertar a emergencias.

No era la primera vez que intentaban robarles. Unas tres semanas antes, un día que Comas se dirigía a su domicilio vio a unos hombres vestidos de negro y que saltaba la alarma. Fue a denunciar este hecho ante los mossos y lo organizó todo para aumentar las medidas de seguridad. Pero no llegó a tiempo de aplicarlas.

Este crimen que causó una gran alarma social, hizo que los mossos reforzaran la unidad que llevaba el caso y la vigilancia ante posibles asaltos en urbanizaciones.