Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un vecino de Castellón por un homicidio en Roses en 2005

La Policía Nacional arrestó al sospechoso en un robo y, tras compartir información, los Mossos lo incriminaron por homicidio

La rutinaria detención de un ladrón de viviendas en Castellón de la Plana ha permitido, gracias al intercambio de información, relacionar al caco con un crimen que tuvo lugar en Roses (Alt Empordà) hace más de diez años.

La Policía Nacional detuvo a principios de esta semana a un individuo de 43 años y nacionalidad rumana involucrado en un robo con violencia. El supuesto ladrón, un viejo conocido de las policía, cuenta con diversos antecedentes por delitos contra la propiedad.

El arresto del individuo y su interconexión con diferentes datos de distintos cuerpos policiales ha permitido que los Mossos d’Esquadra consiguieran identificar al tipo como el principal sospechoso de un homicidio perpetrado en Roses (Alt Empordà) el 11 de noviembre de 2005.

Ese día Henri René Ferran G., un empresario francés de 62 años que dirigía un negocio en Figueres, apareció muerto en su casa de la calle Cap Llevant de la urbanización Santa Margarida de Roses. El hombre vivía solo, la casa estaba revuelta y había una ventana rota.

La autopsia confirmó que el francés, que hacía una década que vivía en la localidad ampurdanesa, había fallecido de forma violenta, a golpes, y la principal hipótesis que barajaban los investigadores apuntaban al robo como móvil del homicidio.

La unidad central de homicidios de la policía autonómica mantenía el caso latente y gracias a los datos facilitados por la Policía Nacional ha conseguido, 11 años después de los hechos, incriminar al acusado como principal sospechoso de la muerte de Henri René.