Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
SILVIA COSTA / PRESIDENTA DE LA COMISIÓN DE CULTURA DE LA EUROCÁMARA

“El éxito de San Sebastián es haber respetado la dimensión europea de la cultura”

La Eurocámara tiene previsto elaborar el 'Libro Blanco' de las capitales europeas de la cultura

Silvia Costa, presidenta de la Comisión de Cultura del Parlamento Europeo, en la plaza pública de Tabakalera, en San Sebastián.
Silvia Costa, presidenta de la Comisión de Cultura del Parlamento Europeo, en la plaza pública de Tabakalera, en San Sebastián.

La presidenta de la Comisión de Cultura del Parlamento Europeo, la italiana Silvia Costa (Florencia, 1949), y ocho eurodiputados de este organismo se han trasladado a San Sebastián para conocer sobre el terreno la marcha del proyecto de capitalidad cultural europea Donostia 2016. De los contactos que ha mantenido con los responsables del proyecto y las autoridades donostiarras, Costa (Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas) destaca la "dimensión europea" que San Sebastián 2016 está dando a su agenda cultural y su voz crítica contra la posición que Europa está manteniendo frente a la crisis migratoria de los refugiados.

Pregunta. ¿Cuáles son los ecos que llegan de San Sebastián 2016 a Bruselas?

Respuesta. En el Parlamento europeo estamos muy impresionados con este proyecto, porque filosóficamente es muy interesante y está concentrado sobre todo en la idea de hacer de Europa un referente de la cultura. Además, está consiguiendo una gran involucración de los ciudadanos. Es un proyecto muy cercano a la nueva identidad de las ciudades capitales de la cultura.

P. ¿Cuáles son las inquietudes que les han trasladado desde la oficina donostiarra?

R. El mensaje de los responsables de 2016 y de las autoridades fue pedir al Parlamento un esfuerzo extra en la comunicación para crear una marca de capitalidad cultural que dé más cobertura y apoyo a las ciudades. El caso de San Sebastián sí ha tenido presencia en diarios internacionales gracias, precisamente, a la dimensión europea de sus actividades, que van más allá de lo local. La reflexión que nos llevamos es la necesidad de mejorar la comunicación del programa con la elaboración del libro blanco que pueda ser una guía para las futuras capitales culturales. La capitalidad no es solamente una agenda de eventos culturales, sino una oportunidad para repensar sobre la ciudad, reutilizar los espacios, construir equipamientos que permanezcan en el tiempo. La evaluación del impacto en San Sebastián no deberá realizarse a final de año, porque es un trabajo a medio-largo plazo.

P. ¿Se le puede poner una buena nota a San Sebastián 2016?

R. Me ha llamado la atención la visión general del proyecto, la idea de los faros de la vida, la paz y las voces.. Han interpretado de modo interesante el tema de la diversidad lingüística en Europa, la celebración de los aniversarios de Shakespeare y Cervantes desde una visión contemporánea, los debates sobre el concepto de ciudad… El éxito de San Sebastián es haber respetado la dimensión europea de la cultura, sin quedarse en una visión local. Esto atrae interlocutores extranjeros.

El impulso de la cultura es el mejor método contra la intolerancia y la violencia

P. En el equipo directivo de San Sebastián 2016 hay mucho malestar con la gestión que está haciendo la UE de la crisis migratoria: “Es difícil impulsar la cultura para la convivencia en una Europa que toma por enemigos a quienes llegan solicitando protección; ¿cómo ser la capital de la cultura de una Europa como esta?”, han escrito en una declaración oficial.

R. Estoy totalmente de acuerdo con este planteamiento. El Parlamento ha hecho una gran labor para obligar a la Comisión y los Estados, pero el problema es que los países ha aprobado una agenda que va en contra. Por eso es muy importante que la convivencia y la integración sea un tema central de las capitales culturales. El impulso de la cultura es el mejor método contra la intolerancia y la violencia, sirve para construir puentes donde otros construyen muros. Me alegro de San Sebastián haga sentir la voz de los ciudadanos europeos en contra de los muros que impiden la legada de refugiados.

P. El lema donostiarra es Cultura para la convivencia. ¿La convivencia es una de las asignaturas pendientes de la Europa actual?

R. Cierto. Estamos ante una de las grandes crisis que ha vivido Europa. En la Comisión de Cultura hemos lanzado la campaña Educa para duplicar la ayuda económica a los menores refugiados. También hemos propuesto crear un corredor educativo para universitarios. En esta crisis hemos visto que las ciudades son más abiertas y sensibles que los estados. San Sebastián, por su experiencia como lugar de convivencia entre diferentes, puede ser un ejemplo.

P. ¿Creen que existe una implicación de la ciudadanía con la capitalidad donostiarra?

En la crisis de los refugiados las ciudades  han sido abiertas y sensibles que los estados

R. No es fácil, algunas ciudades lo han hecho mejor que otras. La elección de San Sebastián fue posible, en gran medida, por la participación de muchas personas, asociaciones y agentes en la elaboración de su proyecto de capitalidad. De todos modos, aún estamos en los primeros meses, y la mayoría de las iniciativas serán durante el verano. A partir de ahí el proyecto tomará otra velocidad, porque el programa está repleto de muchísimos eventos. Yo espero que irá in crescedo.

P. ¿Qué recomendaciones va a trasladar a los responsables?

R. La primera es que se mantenga la dimensión europea de la temática y la simbología del proyecto. La capitalidad pretende dar valor al espacio común de la cultura en Europa. Segundo, la implicación de la ciudadanía y, sobre todo, de los más jóvenes. También, favorecer la atracción de artistas extranjeros. Y finalmente, que el proyecto tenga continuidad y debe dejar huella más allá de este año.

//ccaa.elpais.com/ccaa/2016/05/19/paisvasco/1463679592_859524.html