Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid entierra definitivamente la Operación Chamartín diseñada por el BBVA

El Ayuntamiento, con el apoyo de Ahora Madrid y el PSOE, descarta el plan aprobado en 2015 por el PP e inicia así el debate sobre el nuevo proyecto municipal Madrid Puerta Norte

El Ayuntamiento de Madrid ha enterrado esta mañana en la comisión municipal de Desarrollo Urbano Sostenible el proyecto de Distrito Castellana Norte para remodelar el área de 320 hectáreas al norte de la ciudad afectado por la Operación Chamartín. La decisión ha sido refrendada por Ahora Madrid y el Partido Socialista, con el voto en contra de Ciudadanos y del Partido Popular, que ha pedido sin éxito la retirada del expediente denunciando la falta de informes para fundamentar la iniciativa. Una vez el pleno municipal refrende previsiblemente esta decisión la semana que viene, el plan promovido por el BBVA y la constructora San José pasará a la historia de un desarrollo urbanístico que lleva más de dos décadas paralizado. A partir del viernes, el Ayuntamiento, la Comunidad y el Ministerio de Fomento empezarán a discutir el nuevo plan, Madrid Puerta Norte, presentado la semana pasada por Ahora Madrid (con el apoyo pleno del PSOE) para relanzar la Operación Chamartín.

Distrito Castellana Norte.  Los terrenos incluidos en la Operación Chamartín, con la estación de tren en primer término.

La concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible ha resumido esta mañana el periplo de la Operación Chamartín, que se ideó en 1993, pero estuvo bloqueada durante 15 años por la falta de consenso político. Finalmente, el Ayuntamiento, gobernado entonces por Alberto Ruiz-Gallardón (PP), aprobó en febrero de 2011 un plan parcial de reforma interior, acompañado en noviembre de ese mismo año por un convenio de gestión firmado por todas las partes. Pero el plan fue impugnado ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que lo anuló con dos sentencias de junio y noviembre de 2013.

“Por eso, y por la crisis del sector inmobiliario, que altero la viabilidad económica del plan, Distrito Castellana Norte determinó un nuevo modelo de gestión que obligaba a actualizar el plan y el convenio urbanístico”, ha explicado hoy Soledad Muñoz, secretaria general técnica de la concejalía. Así que el 22 de enero de 2015 se suscribió un nuevo convenio, y el 18 de febrero la Junta de Gobierno municipal (entonces presidida por Ana Botella, del PP) aprobó inicialmente un nuevo plan de reforma interior. Se abrió un periodo de información pública, se incorporaron nuevos informes técnicos, y se realizaron así modificaciones “en aspectos sustanciales que hicieron necesaria la aprobación de las partes que suscribieron el texto inicial”. Esa aprobación no se ha producido, según Muñoz, pese al año transcurrido.

Carta de la alcaldesa

La que sí ha respondido ha sido la actual alcaldesa, Manuela Carmena (Ahora Madrid), que el pasado 5 de mayo “comunicó su disconformidad y propuso la renuncia a la tramitación para abrir una fase de reflexión con el fin de elaborar un nuevo instrumento de planeamiento”. Cuatro días después, el 9 de mayo, el gobierno municipal presentaba su proyecto Madrid Puerta Norte. Y hoy, 18 de mayo, “una vez transcurrido un plazo más que prudencial” sin respuesta de las partes sobre el convenio, y con la renuncia de la alcaldesa sobre la mesa, la comisión de Desarrollo Urbano Sostenible ha declarado “la imposibilidad material de seguir con el procedimiento, y la denegación de la aprobación definitiva del plan”. Así se ha decidido con los votos a favor de Ahora Madrid y el PSOE, y la oposición del PP y Ciudadanos.

Justo antes se ha votado la petición del concejal José Luis Martínez Almeida (PP) de aplazar la decisión, que ha contado con el respaldo de Ciudadanos pero ha sido rechazada también con los votos de Ahora Madrid y el PSOE. Almeida había solicitado la retirada del expediente al considerar “incalificable e impresentable que no haya un solo informe jurídico que lo avale”. “No se puede liquidar un expediente de 36.000 folios”, ha explicado, en referencia al proyecto de Distrito Castellana Norte, “con una carta de cinco folios de la alcaldesa y una presentación de 16 páginas”.

Dos proyectos enfrentados

Madrid entierra definitivamente la Operación Chamartín diseñada por el BBVA

Distrito Castellana Norte ordenaba un área de 320 hectáreas, con 17.699 viviendas y una zona financiera con el rascacielos más alto de la Unión Europea (70 plantas). El Ayuntamiento de Madrid presentó la semana pasada un plan urbanístico que mantiene el mismo coeficiente de edificabilidad, pero reduce la superficie sobre la que se calcula al excluir la red viaria y ferroviaria.

El suelo lucrativo queda reducido así a la mitad. Pasa de 1.774.000 metros cuadrados residenciales a tan solo 458.724, de forma que las viviendas se reducen a 4.600. El suelo terciario (comercio y oficinas) se rebaja de 1.387.000 a 582.275 metros cuadrados.

Esa reducción de plusvalías viene acompañada de menores inversiones, de forma que todo el plan municipal se pueda costear con los beneficios de la venta del suelo público. Está prevista la ampliación de la estación de ferrocarril de Chamartín y de los nudos de carreteras Norte y de Fuencarral.

El Ayuntamiento pretende consorciarse con el Ministerio de Fomento para desarrollar la mitad sur de la operación (valorada en 600 millones, la décima parte de Distrito Castellana Norte), dejando la otra mitad, más al norte, en manos privadas. Para ello deberá esperar, sin embargo, al resultado de las elecciones generales, puesto que el Gobierno en funciones (PP) ya ha criticado duramente este proyecto.

Según Almeida, se ha producido además “una desviación de poder del Ayuntamiento de Madrid”, porque “con la renuncia al convenio se pretende revocar el plan de reforma interior”. “Esto es ilegal y puede haber responsabilidades penales”, ha señalado.

El concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, le ha replicado alegando que en los propios informes del proyecto anterior se incluían motivos para descartarlo, y ha recordado al PP que el Ayuntamiento tiene la potestad sobre el ordenamiento urbanístico en ejercicio de sus competencias. Calvo ha señalado que el plan presentado la semana pasada es fruto de 10 meses de trabajo, durante los cuales se han recogido las conclusiones de las cuatro mesas de debate celebradas con partidos políticos, vecinos, comerciantes y promotores privados. "Es una propuesta de bases para poder debatir con el resto de actores y Administraciones”, ha concluido.

El concejal de Ciudadanos Bosco Labrado ha denunciado por su parte que al gobierno municipal “le ha costado un año” aprobar el nuevo plan, con un proceso que ha sido, en su opinión, “una concatenación de engaños y pantomimas, con mesas teledirigidas que han engañado a los vecinos”. “Han vuelto a paralizar la Operación Chamartín presentando 16 escuetas hojas frente a las 36.000 del expediente anterior, su paupérrima propuesta no va a llegar a buen término por su indefinición, su incoherencia jurídica y por ser unilateral”, ha añadido.

El PSOE, por su parte, por boca de la concejal Mercedes González, ha felicitado al gobierno municipal “por la decisión y el proyecto”. “La Operación Chamartín no ha muerto, no había nacido, en 20 años no se puso ni una piedra. El proyecto presentado por la alcaldesa cierra el desarrollo norte de Madrid, que se merecía una oportunidad de reequilibrio e infraestructuras; ahora se va a debatir y negociar, a partir de aquí se abre un camino de negociación”, ha concluido la concejal socialista.

Gráfico con las novedades del plan Madrid Puerta Norte. pulsa en la foto
Gráfico con las novedades del plan Madrid Puerta Norte.

Más información