Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un agresor trastornado acusado de matar a un médico

Los Mossos llevaban 11 meses intentado dar con el hombre, sospechoso de malherir a otro hombre antes en Lleida

El hombre muerto en Lleida en junio del año pasado.
El hombre muerto en Lleida en junio del año pasado.

Los Mossos d’Esquadra detuvieron este martes a un joven acusado de ser el autor de la muerte de un médico, de 82 años, en Lleida hace casi un año, según fuentes policiales consultadas por EL PAÍS. Los agentes hace 11 meses que investigaban el caso, que ocurrió un 12 de junio, a las 11.15 de la mañana, cuando el hombre, un doctor ecuatoriano retirado, recibió una puñalada en el pecho en la calle. Inicialmente, la policía barajó que la agresión fuese fruto de un intento de robo, pero comprobaron que no se había sustraído nada a la víctima. El ataque se produjo sin motivo aparente, y entre el fallecido y el joven no existía una relación previa, según fuentes del caso. El detenido está pendiente de una evaluación psiquiátrica.

La policía sospecha que el acusado también está detrás de la agresión, dos meses antes, a un guardia civil retirado, de 71 años. También sin ningún pretexto, el hombre recibió tres puñaladas en la calle, aunque no murió. El antiguo policía pudo facilitar una descripción superficial de la persona que creía que le había atacado.

La falta de relación entre el autor y las víctimas dificultó enormemente las investigaciones de los Mossos d'Esquadra, que no tenían un hilo del que tirar para llegar al responsable de las puñaladas. Después de revisar cámaras de seguridad, y de muchas vigilancias en la zona, los agentes dieron con el que podría ser su objetivo. El joven, hijo de un inspector del Cuerpo Nacional de Policía, estuvo un tiempo fuera de Cataluña, y había regresado hacía pocos días a Lleida, según otras fuentes consultadas por este diario.

El caso despertó la alarma y tensionó a los Mossos d’Esquadra, preocupados por la posibilidad de que hubiese una persona en la ciudad que pudiese en cualquier momento atacar a alguien, de manera aleatoria. Solo unos meses antes, en septiembre de 2014, un estudiante de medicina de ideología neonazi, Alejandro Vidal, sembró también el pánico en Lleida después de apuñalar, sin mediar palabra, a cinco leridanos por la calle. Una de sus víctimas ingresó herida de gravedad al hospital, con el cuchillo que se le quedó clavado en la espalda.

Ahora los psicólogos deberán determinar el estado mental del detenido. El hombre fue trasladado a primera hora de la tarde a la comisaría de la policía catalana en la ciudad, donde los investigadores esperaban poder tomarle declaración. El juez que lleva el caso decretó el secreto de las actuaciones.

Dos ataques de día, en la calle e indiscriminados

El primer ataque que se atribuye al detenido ocurrió el 20 de abril, a las 13.00, cuando un ex guardia civil, de 71 años, salió a tirar la basura. Supuestamente, le propinó tres puñaladas, de las que salió vivo de milagro. Dos meses después, a las 11.15, también en la calle, un médico de 82 años tuvo peor suerte: una puñalada en el pecho le mató.