Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Todo parece imposible, hasta que se hace

El portavoz en Ciudadanos en la Asamblea afirma que la brecha entre el noroeste y el sureste de la región se ha agrandado en 10 años

El 2 de mayo de 1808 no fue un día cualquiera. El reino de España amanecía invadido por el ejército napoleónico y la Corona ya había mostrado su voluntad de claudicar sin condiciones. Entonces los españoles decidimos coger las riendas del futuro, reafirmarnos como pueblo y ganar una batalla que las circunstancias nos habían empujado a librar.

Hoy reivindicamos la memoria y la hazaña de nuestros antepasados pero, sobre todo, conmemoramos que hace más de 200 años sentamos las bases de un Estado moderno que aspiraba a estar conformado por ciudadanos libres e iguales.

El origen de este levantamiento se produjo en Madrid, que comenzaba a erigirse como centro administrativo, político y cultural. Sin embargo, nadie habría podido imaginar el nivel de bienestar y progreso social del que hoy disfrutamos gracias, en parte, a su heroica actitud.

En pleno siglo XXI y después de casi 40 años de democracia, Madrid forma parte de una gran comunidad donde, en términos generales, gozamos de una buena calidad de vida. No obstante, todavía tenemos mucho trabajo por hacer. La crisis económica y la falta de políticas adecuadas en la región han generado una preocupante desigualdad. Así lo pone de manifiesto, por ejemplo, el Informe sobre segregación socioeconómica en las capitales europeas de la Universidad Tecnológica de Delft (Holanda), que nos sitúa como una de las regiones europeas con mayor desigualdad de toda Europa.

La brecha entre el noroeste y el sureste de la región se ha agrandado en 10 años alertándonos de que debemos actuar si queremos evitar vivir en una comunidad de dos velocidades. Tanto el sur como el Corredor del Henares merecen que su renta per cápita, sus servicios públicos y sus infraestructuras puedan equiparse a las del norte. Del mismo modo, los del norte merecen volver a recuperar su capacidad para atraer inversiones y generar empleo.

La profunda crisis unida al fracaso de determinadas políticas han propiciado que muchos madrileños se hayan quedado descolgados del tren económico y laboral. Pero en Ciudadanos no estamos dispuestos a dejar a nadie en la cuneta. Estamos trabajando en que Madrid tenga como aspiración emular en lo económico y en lo social a las grandes regiones de Europa. Para ello apostamos por la innovación, por el talento y por la mejora en la gestión de lo público. No es una tarea fácil, igual que nadie dijo que fuera fácil defender la unión entre españoles en Cataluña, entrar en 12 parlamentos autonómicos o conseguir 40 escaños en las elecciones generales. Sin embargo, lo conseguimos, porque como dijo Mandela: “Todo parece imposible, hasta que se hace”. Feliz día del 2 de mayo. Seguimos.

Ignacio Aguado es portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram