Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mantengan la calma, es arte moderno

Una exposición colectiva en Tabacalera reúne obras que reflexionan sobre el fracaso, en el arte y en la vida

Una parte de 'Siempre nos quedará la incertidumbre', de Javier Chozas.
Una parte de 'Siempre nos quedará la incertidumbre', de Javier Chozas.

Keep calm & carry on (mantén la calma y sigue adelante). Seguro que usted conoce la frase: en los últimos años se ha convertido en todo un fenómeno, extendiéndose de forma viral a través de camisetas, pósters, anuncios publicitarios o memes compartidos por doquier en las redes sociales, casi siempre con el segundo hemistiquio cambiado formando miles de versiones: Keep calm & lo que a usted le dé la gana.

La expresión tiene su historia: durante la Segunda Guerra Mundial los británicos prepararon tres carteles para animar a la población en mitad de los bombardeos alemanes. Los dos primeros contenían mensajes beligerantes, pero el tercero contenía esta frase alentadora, más pensada para mantener alta la moral en caso de invasión. Nunca se utilizó. En 2.000 un librero redescubrió este cartel y lo puso en circulación, con el resultado conocido. Ahora la comisaria Nerea Ubieto parte de la frase para trazar la exposición colectiva Keep calm and carry on, que se puede ver en la sala La Fragua, Tabacalera, hasta el 19 de junio.

“Utilizo esta expresión, que ya ha llegado a banalizarse, para hacer una reflexión acerca del fracaso, tanto en el arte como en el resto de ámbitos de la vida. El fracaso, como el éxito, es una construcción, sin embargo nos importa y estamos supeditados a él”, dice Ubieto. Para ello construye un decálogo de frases inspiradoras y asocia cada una a una obra de arte: Seguro que hay otra forma de plantear las cosas, ser conscientes de nuestra fragilidad nos hace fuertes o solo la experiencia nos permite mejorar.

Pero aunque esto pueda sonar a una burda muestra de autoayuda o pensamiento positivo, hay diferencias. Si, por lo general, la autoayuda carga toda la responsabilidad sobre el individuo, que, si se esfuerza, puede llegar a sus metas contra viento y marea, aquí también se tiene en cuenta que las circunstancias y el azar importan, y mucho. “Trato de dejar las cosas claras: estamos condicionados por factores externos como la suerte o la incertidumbre. Por mucho que nos esforcemos puede suceder que no logremos nuestros objetivos”, recalca la comisaria.

La obra que acompaña el lema Apuntamos hacia los mismos objetivos, del colectivo Nadamásmate, es un vídeo que muestra un martillo tratando de acertar en el clavo: cada golpe fallido representa un intento fallido a la hora de ganar un premio artístico cuyo nombre aparece en pantalla, en una metáfora de la frustración del artista. En Siempre nos quedará la incertidumbre, Javier Chozas crea un curioso gabinete de curiosidades que mezcla propaganda del pasado, el presente y un posible futuro para hablar de la incertidumbre que fomenta la creación: el futuro no existe, así que aún podemos imaginarlo. El artista Javier Núñez Gasco acompaña la frase Si no alcanzas las metas preestablecidas invéntate las tuya propias con un obra consistente en una especie de lápida dedicada a la ideas que tuvo y nunca pudo realizar. Descansen en paz. La cosa acaba medio bien: en la décima obra, de Óscar Santillán, (En este juego de resistencia no estás solo), un hombre llora en lo alto de un puente y otro, abajo, recoge sus lágrimas, lo que viene a ser un homenaje al viejo apoyo mutuo en tiempos ferozmente neoliberales e individualistas.

“Creo que hay mucho de verdad en la frase Keep calm, y que es muy necesaria”, concluye la comisaria, “frente a la sensación de decepción propone serenarse y seguir adelante a pesar de afrontar unas circunstancias poco prometedoras”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram