Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento devuelve al peatón el corazón de Chueca

La reforma afectará a 11 calles, costará tres millones de euros y comenzará después del verano para estar lista en un año

El Ayuntamiento de la capital, gobernado por Manuela Carmena (Ahora Madrid), presentó ayer en el mercado municipal de San Antón su proyecto para remodelar 11 calles del barrio de Justicia, en el corazón de Chueca. Su objetivo es ganar espacio para el peatón e ir adecuando progresivamente el barrio a la entrada en vigor del Área de Prioridad Residencial, prevista para el año que viene y que restringirá la circulación en vehículo privado por la mayoría de sus calles. Además, se plantarán más árboles y se mejorará el alumbrado público.

El concejal del distrito Centro, Jorge García Castaño, y el director de Obras e Infraestructuras de la Concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible, José Luis Infanzón, presentaron ayer un proyecto que, pese a estar aún pendiente de aprobación, podría comenzar después del verano y estar terminado en el plazo de un año. El presupuesto estimado es de tres millones de euros.

Plano de la remodelación de Chueca

Sin bolardos en la acera

La reforma prevista afectará a las calles de Santa Brígida, Farmacia, Hernán Cortés, Augusto Figueroa, San Marcos, Infantas, Reina, Costanilla de los Capuchinos, San Bartolomé, Barbieri y Libertad. Según informó ayer el Ayuntamiento, se incrementará la superficie peatonal y se eliminarán las barreras arquitectónicas, creando para ello una banda continua (sin bordillos) entre una de las aceras y la calzada.

Sobre esa superficie se plantarán árboles nuevos, y se colocarán farolas (del modelo Villa) con bombillas LED. Además, se instalarán numerosos bancos, papeleras y horquillas para aparcar bicicletas. En principio, no está previsto colocar terrazas.

La calzada se adaptará para que puedan pasar los coches pero no así estacionar de forma “incontrolada”, y se habilitarán más plazas de aparcamiento para motos. Además, añade el Ayuntamiento, se “minimizarán” los bolardos en las aceras.

Sin desnivel entre la calzada y la acera

  • 11 calles. La reforma proyectada por el Ayuntamiento afectará a las calles de Santa Brígida, Farmacia, Hernán Cortés, Augusto Figueroa, San Marcos, Infantas, Reina, Costanilla de los Capuchinos, San Bartolomé, Barbieri y Libertad.
  • Tres millones. El presupuesto estimado es de tres millones de euros. Aunque el proyecto aún no ha sido aprobado, las obras podrían comenzar después del verano y estar terminadas en el plazo de un año.
  • Sin aceras. Según informó ayer el Ayuntamiento, se incrementará la superficie peatonal en estas calles (excepto en Augusto Figueroa) y se eliminarán las barreras arquitectónicas, creando una banda continua (sin bordillos) entre una de las aceras y la calzada. Además, se quitarán la mayoría de bolardos.

Estas actuaciones afectarán a todas las calles mencionadas excepto Augusto Figueroa, que se prefigura así como posible vía de paso en la futura Área de Prioridad Residencial. En el espacio comprendido precisamente entre Augusto Figueroa, Barbieri y Libertad se ampliarán las aceras en las esquinas debido a la mayor intensidad de tránsito peatonal por la cercanía del mercado de San Antón.

Los comercios saldrán beneficiados por esta reforma, según el Ayuntamiento, que ha puesto como ejemplo otras peatonalizaciones en el distrito Centro.

El barrio de Justicia, junto con el de Universidad (que comprende la zona de Malasaña), son los últimos que restan para completar la expulsión del vehículo privado del corazón de la ciudad. La intención del gobierno municipal de Manuela Carmena es ampliar a lo largo de este año el Área de Prioridad Residencial (APR) de Ópera —que entró en funcionamiento el pasado verano— para que cubra todo el barrio de Sol y Palacio. “Hay una reivindicación vecinal importante” en ese sentido, afirmó la concejal de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés.

Si se cumplen los plazos previstos (la APR de Ópera sufrió un revés este invierno y se dejó en suspenso la imposición de sanciones por un supuesto error en la información a los ciudadanos), la zona reservada para vecinos se extenderá a Justicia y Universidad en 2017, una vez se consensúe con ciudadanos y comerciantes. El resto de vehículos sólo podrá circular por las vías principales de cada barrio.

El tráfico ya está restringido en otros dos de los seis barrios que conforman el distrito Centro (que tiene una población total de 144.000 habitantes, como Salamanca o Lleida). El exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón (Partido Popular, 2003-2011) comenzó la implantación de las APR de forma experimental en una zona de Cortes en septiembre de 2004; un año después, extendió la restricción al resto del barrio, con una superficie de 59 hectáreas y 11.000 habitantes. En julio de 2006, amplió la medida al barrio colindante de Embajadores, que ocupa 103 hectáreas y suma 45.000 habitantes.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram