Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Denunciado el rapero Hasél por ‘graffitear’ contra Àngel Ros

Fue condenado por enaltecer el terrorismo en sus letras y denunciado por el alcalde por rapear que deseaba su muerte

Pablo Hasél en una imagen de archivo
Pablo Hasél en una imagen de archivo

La Guardia Urbana de Lleida interceptó la madrugada de ayer, miércoles, al rapero Pablo Hasél mientras, supuestamente, dibujaba ungraffiti donde acusaba de corrupto al alcalde de Lleida y presidente del PSC, Àngel Ros. Los agentes comprobaron que cerca de donde interceptaron al cantante había pintadas recientes en, al menos, media docena de lugares. Las pintadas rezaban proclamas de carácter antisistema y mensajes de apoyo al propio cantante que en realidad se llama Pablo Rivadulla.

La Audiencia Nacional condenó en abril de 2014 a Hasél a dos años de prisión por un delito de enaltecimiento del terrorismo. El rapero había subido a Youtube varias de sus canciones en las que alababa los atentados de Grato, ETA y Al Qaeda y pedía que se atentara contra representantes del PP y PSOE. Hasél reconoció ser el autor de las letras y afirmó que se amparó en la libertad de expresión para solicitar la muerte de políticos como Patxi López o José Bono.
No era la única vez que Hasél se enfrentaría a la justicia. Se sentó en el banquillo por realizar pintadas en la sede leridana del PP e incluso la Fiscalía solicitó para él la pena de un año y tres meses de prisión por amenazar de muerte, en sus canciones, al alcalde Ros. En su composición Menti-Ros, dedicó al edil de su ciudad frases como: “Àngel malnacido, te mereces un tiro, te apuñalaré, me has arruinado, te arrancaré la piel a tiras”. La pieza compuesta por el leridano prosigue con más amenazas: “Un navajazo en el abdomen, malparido colgarlo en una plaza quiero, que una bomba reviente sus sesos...”.

Hasél iba la madrugada de ayer con un cómplice cuando fue interceptado por los agentes. Había, presuntamente, pintado graffitis que acusaban a Ros de corrupto. El rapero fue denunciado por la nueva ley de seguridad ciudadana salvo por una de las pintadas que efectuó en un edificio catalogado, propiedad del obispado de Lleida. La Iglesia ya ha presentado una denuncia en los juzgados y, según fuentes cercanas al caso, Hásel tendrá que responder penalmente por este graffiti.