Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos mil catalanes exigen el freno al proceso independentista

Sociedad Civil Catalana concentra a sus seguidores frente a la Generalitat y acusa al proceso secesionista de ser una estafa

Diversos manifestantes de Societat Civil.
Diversos manifestantes de Societat Civil.

Más de dos mil personas se han concentrado esta mañana en la plaza Sant Jaume, frente al Palau de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, convocados por la entidad Sociedad Civil Catalana (SCC) para exigir al gobierno catalán que detenga el proceso independentista. A la concentración, encabezada por el lema el procés ens roba, han acudido miembros de diversas entidades de carácter unionista y militantes del Partido Popular y Ciudadanos.

A las 11.30 ya habían llegado la mayoría de los participantes, muchos de ellos de edad avanzada, a la concentración. Autobuses provenientes de diversas zonas de Cataluña han desembarcado a decenas de personas ataviadas con banderas españolas, europeas y señeras y con pancartas donde aparecía las siglas de Sociedad Civil Catalana junto a mensajes contra el proceso independentista: Proceso= Golpe al Estado Democrático, el proceso nos roba más del 3%, el proceso hace mucho daño, el divorcio es un mal negocio… y otras proclamas en contra de la independencia de Cataluña.

Nada más empezar, buena parte del público ha mostrado cierta hostilidad a la programación musical que habían preparado los organizadores. Por los altavoces sonaban canciones de autores desconocidos con temáticas contrarias a la independencia. Piezas que se mezclaban con Mediterráneo de Joan Manuel Serrat o España Camisa Blanca interpretada por Ana Belén. Algunos de los presentes preferían otra música más acorde para animar al público: “Que suene un pasodoble o una jota segoviana”, gritaba un hombre en primera fila mientras ondeaba una bandera de España. Gritos antiindependentistas, gritos a favor de España e incluso muchos “arriba España” fueron aliñando la espera de los parlamentos.

La manifestación de SCC en la Plaza Sant Jaume.
La manifestación de SCC en la Plaza Sant Jaume.

Entre el público ninguna primera espada del abanico político. Delante del escenario el líder de Ciudadanos en l’Hospitalet de Llobregat, Miguel García, mostraba pegatinas de su formación. En mitas de la muchedumbre ha aparecido el portavoz del PP catalán, Enric Millo, que ha asegurado “queremos concordia, que Puigdemont no destine ni un euro más al proceso independentista y que destine ese dinero a servicios sociales y a una Cataluña de todos”. Millo ha querido dejar claro que tras las elecciones autonómicas del pasado 27 de septiembre “sabemos que el 52% de los catalanes no quieren una ruptura con España”. La diputada y exvicepresidenta de SCC, Susana Beltrán, ha enviado un mensaje directo contra las políticas independentistas del gobierno de la Generalitat: “ El proceso nos roba libertades, derechos, economía y sentimientos”.

Durante su discurso, el actual vicepresidente de SCC, Joaquim Coll ha exigido al gobierno de la Generalitat “que salga de su engaño y dejen de engañar a la gente; el proceso independentista ni es legal, ni tiene apoyo democrático”. Ha criticado a los dirigentes “de querernos robar a España que también es de los catalanes” y ha criticado a Xavier Trias por retirar, durante su mandato al frente del consistorio, una placa de la fachada del Ayuntamiento que rezaba: “plaza de la Constitución”. El solo hecho de pronunciar el nombre de Trias ha provocado abucheos en la plaza. Abucheos que se han multiplicado por cien cuando se ha nombrado a la actual alcaldesa, Ada Colau, y se ha exigido la restitución de la citada placa.

Tras los primeros silbidos se ha abierto la veda y los asistentes han comenzado a abuchear a TV3 y otros medios de comunicación. También han silbado contra la estelada pero los decibelios eran inferiores a los gritos contra Colau. Finalmente, ha sido el turno del presidente de SCC, Rafael Arenas, que ha asegurado “que el proceso ha fracasado y nos toca pasar página y volver al proyecto de nuestros padres y abuelos”.

Por último, el Himno de la Alegría ha sido la guinda con la que ha concluido el acto. Un himno que ha desilusionado a los presentes que han reclamado a gritos el himno de España. Pese a las peticiones la organización no ha hecho caso a los comentarios en modo de gritos: “Somos españoles, el Himno de España o no venimos más”.