El PP de Pontevedra busca el relevo de Louzán tras anunciar su marcha

El político asegura que no han influido los dos procesos judiciales abiertos por presunto cohecho, malversación y prevaricación en su etapa al frente de la Diputación

José Manuel Baltar, a la izquierda, y Rafael Louzán, líderes provinciales del PP en Ourense y Pontevedra, ambos investigados en los juzgados.
José Manuel Baltar, a la izquierda, y Rafael Louzán, líderes provinciales del PP en Ourense y Pontevedra, ambos investigados en los juzgados.ÓSCAR CORRAL

Tras más de 16 años en el cargo, el presidente provincial del PP de Pontevedra, Rafael Louzán, ha confirmado este viernes que no se presentará a la reelección en una rueda de prensa previa a la reunión de la junta directiva del partido a la que asistió el titular del gobierno gallego Alberto Núñez Feijóo y la ministra de Fomento Ana Pastor.

Una marcha inesperada que deja vía abierta a la sucesión del que fuera uno de los hombres fuertes de la formación en la provincia cuyo relevo será despejado en el próximo congreso extraordinario que ha sido convocado para el 13 de marzo.

Louzán aseguró que en su marcha de la primera fila política no han pesado los dos procesos judiciales abiertos por presunto cohecho, malversación y prevaricación derivados de su gestión al frente de la diputación. “Es una decisión muy valorada desde hace tiempo pero todos los ciclos tienen un final y hay otras cosas más allá de la vida política”, explicó. A partir de ahora se centrará en la Federación Gallega de Fútbol que preside desde hace un año.

En su balance de gestión al frente del partido, Louzán dijo que estaba satisfecho de su etapa en la que el PP logró "los mejores resultados de su historia" en la provincia, y que pese al batacazo electoral de las pasadas municipales deja 30 ayuntamientos gobernados por el partido, aunque 20 menos que en los anteriores comicios.

Feijóo ha elogiado la trayectoria de Louzán, por su capacidad de trabajo y porque "fue un hombre clave para el partido y para la vertebración de la provincia" y ha reclamado un partido "unido, movilizado e ilusionado", informa Europa Press.

Rafael Louzán comenzó en 1995 su carrera política como concejal en Ribadumia, año en el que también ocupó por primera vez un escaño en la diputación hasta que en 2003 se hizo con la presidencia del ente provincial, cuando dos años antes ya ocupaba el puesto de máxima responsabilidad en el partido.

El batacazo del PP en las municipales de 2015 provocó no solo la pérdida de la presidencia de la Diputación, sino que, pocos meses después renunció a su acta de diputado provincial, tras desesperados intentos por evitar que la socialista Carmela Silva asumiera el mando.

Su trayectoria pública estuvo marcada en los inicios por el que fuera su pupilo y entonces peso pesado en el partido, el alcalde de Ribadumia Nené Barral. De hecho, Louzán comenzó de niño a trabajar en el consistorio de su pueblo como conserje y persona de confianza del polémico regidor con el que fue socio en varias empresas.

A medida que Louzán subía peldaños en la política se fue apartando de Barral, sobre todo a raíz de su detención por contrabando en 2001 y luego tras ser acusado de varios delitos fiscales. La enemistad entre ambos les convirtió en rivales políticos cuando Nené fundó su propio partido en Ribadumia que ahora gobierna en coalición colocando al partido de Louzán en la oposición.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS