Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Concierto insólito con Gershwin y Bernstein

La de la Radio de Colonia es la única orquesta europea especializada en música escénica e incidental

Mientras en Europa la música de vanguardia, afectada de hiperintelectualismo, se convertía cada vez más en una religión que tenía más sectas y sacerdotes que creyentes —y aún hoy estamos pagando el alto precio de ese desaguisado— en América, dos compositores, Gershwin y Bernstein, intentaban por vías distintas que no se rompiera la relación entre música culta y popular.

Hoy los dos tienen obras colocadas tanto en el gran repertorio orquestal como en las listas de los estándares más populares. Que los dos copen un programa “de clásica” ya empieza a llamar la atención, aunque está dentro de los límites de lo normal. Que el programa lo asuma una orquesta, la de la Radio de Colonia, que figura, según reza en el programa de mano, que es la única orquesta europea especializada en música escénica e incidental —incluyendo en el término musicales, operetas, bandas sonoras y obras inspiradas en el jazz— ya empieza a ser sorprendente. Finalmente, que este concierto forme parte de la temporada de conciertos Ibercamera que se caracteriza por su calidad pero no por su afán experimental, ya raya lo insólito. Y esto fue lo que ocurrió.

Liderada por Wayne Marshall en la doble condición de pianista y director, el conjunto alemán asumió con solvencia un programa integrado en su primera parte por obras de Gershwin con la Obertura del musical Of thee I sing seguida por la célebre Rhapsody in Blue, que quedó solo regular. La primera parte terminó con una pieza, Gershwin in Hollywood, formada por arreglos de Robert Russel Bennett sobre conocidas canciones del autor. La segunda, más enjundiosa, estuvo ocupada en solitario por Bernstein con las Danzas Sinfónicas de West Side Story que, bien dirigidas y bien interpretadas, fueron con mucho lo mejor de la noche.