Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau quiere replantear un Born centrado en la derrota de 1714

ERC y CiU aseguran que el Gobierno municipal quiere cubrir los restos y cambiar el nombre del centro cultural

El Born Centro Cultural, eje central de la celebración del Tricentenario, sigue generando polémica. Ayer protagonizó la Comisión de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, una propuesta de ERC que buscaba consolidar y mantener la actual línea museística del espacio topó con la oposición y los votos contrarios de Barcelona en Comú, el PSC, PP y Ciutadans, y solo el apoyo de CiU y la CUP. Ricard Vinyes, comisionado de Memoria Histórica, tras negar que se quieran cubrir los restos con cristales, aseguró que se está estudiando optimizar el espacio y ratificó que la exposición sobre el asedio de la ciudad cerrará en abril. En el año anterior 1,5 millones de personas visitaron el Born, de los cuales, algo más del 10% pasaron por taquilla, para ver sus exposiciones.

 

Aspecto del Born en una de las actividades culturales.
Aspecto del Born en una de las actividades culturales.

Tras 12 años de debate sobre el futuro de los restos de la Barcelona arrasada por Felipe V en 1714, el Centro Cultural del Born abrió sus puertas en septiembre de 2013, tras invertir 84 millones de euros, convertido en la zona cerodel 1714 y eje de la celebración de los fastos del Tricentenario que promovió el gobierno nacionalista de Artur Mas. Dos años después de inaugurarse, el Born continúa siendo polémico.

Ayer, los responsables del Ayuntamiento de Barcelona, de quien depende el equipamiento, manifestaron su voluntad de replantear su papel para que deje de ser el mausoleo de los efectos de la Guerra de Sucesión en Cataluña. Fue durante una comisión de Cultura del Ayuntamiento tras la proposición ERC que emplazaba al gobierno de Ada Colau a consolidar y mantener la actual línea museística del espacio. La proposición fue rechazada por los votos de los grupos de Barcelona en Comú, PSC, PP y Ciutadans. A favor votaron ERC, CiU y la CUP.

Una nueva muestra de que el espacio "es una grieta nacionalista que se politiza desde los dos lados", en palabras de Juanjo Puigcorbé, concejal de ERC, que defendió la proposición. La votación se produjo tras un duro intercambio de puntos de vista durante el que tanto Puigcorbé como Jaume Ciurana, de CiU, aseguraron que el gobierno de Colau quiere cubrir con cristales los restos de la ciudad de 1714; modificar la línea museística cerrando la exposición temporal Fins a Aconseguir-ho! El Setge de 1714, donde se describe el conflicto bélico; modificar parcialmente la exposición permanente Barcelona 1700. De les pedres a les persones, formada por más de 1.800 objetos y bombas recuperados de la excavación, además de cambiar el nombre del equipamiento.

El Born recibió el año pasado 1,5 millones de visitantes, según el ICUB, siendo el equipamiento municipal que más público recibió. Sin embargo, solo un 10% pasaron por taquilla para ver los restos y las exposiciones.

El comisionado de Memoria Histórica, Ricard Vinyes, que respondió por parte del Gobierno de Colau, negó que “de ninguna forma” quieran cubrir el yacimiento, pero admitió que se ha encargado un estudio para “optimizar el espacio”. Vinyes, que ratificó que la exposición temporal cerrará en abril, explicó que quiere mantenerse la denominación de El Born pero “adjetivarlo para darle una identidad más sólida”. Fuentes municipales confirmaron que las ruinas continuarán abiertas; que se “ganará espacio expositivo y se reorientará el centro para generar más sinergias con el barrio”. Insisten en que “no puede ser solo un espacio que recuerde el 1714” y que “hacen falta nuevas exposiciones, por ejemplo, sobre la destrucción humana, un buen tema para tratar al lado de unas ruinas que suponen un rastro arqueológico de una de estas destrucciones”, aunque reconocen que no se ha decidido cuál será el tema de la siguiente muestra. A última hora del martes, Colau, en un tuit, aseguró que “El Born ni se cerrara, ni dejará de ser referente para el 1714. Solo se ha hablado de ampliar a más usos”.

El republicano Puigcorbé consideró “preocupante” que el Born no tenga director desde la salida de Quim Torra y que el nuevo comisionado de Memoria no haya revelado qué futuro tendrá el centro. “Nos inquieta que el gobierno vote en contra de la proposición”, zanjó. Ciurana criticó la, a su juicio, “profunda desorientación” del actual gobierno y ha insistido en la necesidad de que “se mantenga la esencia del Born”.

El texto concreto de la proposición que ha sido rechazado sugiere mantener el centro cultural “en la línea iniciada como espacio que conserva un patrimonio arqueológico visitable”; “mantener la exposición permanente”, “programar exposiciones temporales que pongan acento en el desarrollo de Barcelona” y “conservar la actual línea museística así como su nombre y que cualquier cambio y las directrices del centro sea aprobadas por el pleno municipal”.