15 acusados se sientan en el banquillo del Madrid Arena

La sala séptima de la Audiencia Provincial de Madrid acoge desde mañana uno de los juicios más esperados y que más expectación ha levantado en los últimos años

Avalancha en uno de los vomitorios del pabellón Madrid Arena.
Avalancha en uno de los vomitorios del pabellón Madrid Arena.

La sala séptima de la Audiencia Provincial de Madrid acoge desde mañana uno de los juicios más esperados y que más expectación ha levantado en los últimos años. Un total de 15 acusados se sientan en el banquillo por el caso Madrid Arena, la fiesta de Halloween celebrada el 1 de noviembre de 2012 en el pabellón municipal y en la que murieron cinco jóvenes. Además, resultaron heridas una treintena de personas por las avalanchas registradas en uno de los vomitorios.

Los nombres de un proceso de 43 tomos

Miguel Ángel Flores. Principal acusado. El promotor de la fiesta de Halloween.

Santiago Rojo. Director de Diviertt, la empresa de Flores.

Miguel Ángel Morcillo. Directivo de Diviertt.

Rafael Pastor. Director de Seguridad de Madrid Espacios y Congresos (Madridec).

Francisco del Amo. Coordinador de Proyectos de Madridec.

José Ruiz Ayuso. Técnico de Operaciones y Producción de Madridec.

Juan José Paris Nalda. Jefe de equipo de Seguriber.

Raúl Monterde Guillermo. Jefe de equipo de Seguriber.

José Antonio Díaz Romero. Jefe de equipo de Seguriber.

Roberto Mateos García. Encargado del control de cámaras y vigilante de Seguriber.

Emilio Monteagudo Parralejo. Inspector Jefe de la Policía Municipal de Madrid.

Simón Viñals Pérez. Médico responsable de la enfermería de la fiesta de Halloween.

Carlos Viñals Larruga. Hijo del anterior, médico también en la enfermería del Madrid Arena.

Carlos Manzanares. Socio mayoritario y apoderado de Kontrol 34.

Emilio Belliard. Socio minoritario en Kontrol 34.

Los 15 acusados, en especial el promotor de la fiesta, Miguel Ángel Flores, se enfrentan a cinco delitos de homicidio imprudente, para los que se les pide una condena máxima de cuatro años de prisión, según los distintos casos. Aparte, estará la responsabilidad civil de la treintena de víctimas y de los familiares de las fallecidas por el daño moral y el lucro cesante. La fiscalía no ha acusado al entonces jefe de la Policía Municipal de Madrid, Emilio Monteagudo, al entender que no tuvo ninguna relación con los hechos.

En el escrito del juez queda claro que aquella noche entraron en el pabellón municipal cerca de 23.000 personas lo que casi triplica el aforo de 9.000 personas para el que Flores tenía autorización. De los ochos accesos que tiene la pista central del Madrid Arena, cinco estaban tapados por barras de bebidas y por el escenario. Solo quedaron operativos tres vomitorios. Fue en uno de ellos donde se produjeron diversas avalanchas ante miles de personas que querían entrar y salir de esta zona del recinto. El encargado de las cámaras de seguridad, Roberto Mateos, no avisó en ningún momento de este hecho. La seguridad interior y exterior estaba encomendada a las compañías Seguriber y Kontrol 34. El pabellón municipal era gestionado por Madrid Espacios y Congresos, empresa del Ayuntamiento de Madrid.

El mayor problema se produjo cuando comenzó a actuar el famoso dj Steve Aoki. Miles de jóvenes que estaban haciendo botellón en los alrededores del pabellón quisieron entrar y, pese a estar prohibido, se les abrió el portón de carga del pabellón. Entraron unas 3.000 personas. Las avalanchas continuaron hasta que se produjo una que resultó mortal, alrededor de las tres de la madrugada. Cristina Arce y Katia Esteban (ambas de 18 años) fallecieron en el propio recinto, ante la pasividad flagrante de los médicos Viñals. Según el juez, no supieron afrontar lo que se les venía encima. Rocío Oña, de 18 años, murió a la llegada al hospital Clínico, mientras que Belén Langdon, de 17 años, y Teresa Alonso, de 20, perdieron la vida el 3 y el 29 de noviembre de 2012, respectivamente.

El juez instructor, Eduardo López-Palop, lo resumió en el auto de transformación en procedimiento abreviado lo que ocurrió en el pabellón municipal: “Lo cierto es que lo sucedido en el espacio Madrid Arena, en la noche de Halloween de 2012, fue un proceso de integración y concurrencia de codicias, negligencias, dejación de funciones y, permítase la expresión, actuaciones irracionales y temerarias que dieron como el resultado el fallecimiento de cinco jóvenes, casi niñas, que pudo y debió haberse evitado”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

14.800 folios

La instrucción del caso, larga y a veces errática, ha terminado con 43 tomos y 14.800 folios, en los que han resultado acusados 15 personas. El 16, José Luis Rodríguez Caamaño, coordinador de seguridad de Madridec, se libró tras recurrir a la Audiencia Provincial. Hay siete acusaciones particulares y dos populares (el grupo socialista en el Ayuntamiento y el sindicato Manos Limpias), además de cuatro responsables civiles directos y cinco subsidiarios.

El juicio se celebrará los martes, miércoles y viernes de cada semana en la sede de la Audiencia de la calle de Santiago de Compostela. La primera sesión, la de mañana, estará dedicada a las cuestiones previas que planteen las partes. A partir de ahí, declararán los acusados hasta finales de enero. Entonces será turno de unos 100 testigos. Hay fijadas sesiones hasta finales de mayo. Hay acreditados 60 medios y más de 200 periodistas y técnicos.

Sobre la firma

F. Javier Barroso

Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS