Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A la caza de fiestas ilegales

La Guardia Urbana de Barcelona investiga y persigue los locales que organizan ‘verbenas’ sin licencia para Nochevieja

Nochevieja
Dos agentes inspeccionan un local en Barcelona.

La Guardia Urbana de Barcelona lleva días rastreando redes sociales y páginas de internet buscando fiestas privadas que se celebrarán esta noche. No se trata de celebraciones familiares o de amigos, sino de verbenas convocadas en locales de lo más variopinto donde se cobra entrada y se saca un rendimiento económico pese a que no cumplen los requisitos, ni han obtenido las licencias necesarias para este tipo de celebraciones.
El intendente jefe de la unidad territorial de la Guardia Urbana en el distrito de Ciutat Vella, Benito Granados, alertó el pasado martes de lo peligrosas que son este tipo de fiestas “en locales que no cumplen ningún tipo de normativa y donde se expone a las personas que acuden a diferentes peligros”. El máximo responsable del cuerpo municipal en el centro de Barcelona aseguró que este tipo de fiestas se suelen llevar a cabo en sótanos “para intentar pasar lo más desapercibidas posible”. Granados tiene claro que en estas celebraciones quedan fuera de control variables como el exceso de ruido. O peores. “En ocasiones se consumen drogas y alcohol de dudosa procedencia que ha escapado de los controles pertinentes”. El intendente aseguró que la Guardia Urbana está destinando esfuerzos en la detección de este tipo de celebraciones, pero solicitó la colaboración ciudadana: “Hago un llamamiento para que aquellos que conozcan la inminente celebración de una fiesta de este tipo lo advierta a la Guardia Urbana o a la concejalía de distrito”.

Cien inspecciones


Además de perseguir los locales ilegales, el cuerpo municipal ha realizado un centenar de inspecciones a locales en la última semana. Lugares donde se celebrarán fiestas la noche del 31 de diciembre. “Comprobamos, entre otras variables, si están en las debidas condiciones las puertas de emergencia, los pasillos están despejados, si funcionan las barreras antipánico, si los extintores están colocados correctamente…”, contabiliza Granados. Los agentes ponen especial interés en comprobar si están instalados los limitadores de sonido y si se están vendiendo las entradas permitidas dentro del aforo fijado para cada local. “Realizamos las inspecciones días antes para que aquellos que presenten deficiencias puedan corregirlas antes de Nochevieja”, informó Granados. “La anomalía más típica con la que nos encontramos la noche de fin de año es el sobreaforo”, recordó el intendente, que prefiere “hacer los deberes” antes de la celebración. En Nochevieja “intentamos evitar entrar en los locales si no es estrictamente necesario ya que nuestra presencia puede generar algún tipo de pánico a los asistentes a las fiestas”.

Alarma yihadista

La noche de fin de año será la primera en que España se encuentra en un nivel de alerta terrorista de 4 sobre 5. Los Mossos d’Esquadra activarán a 3.000 agentes entre los que destacarán el Grupo Especial de Intervención (GEI), los Tedax y la unidad canina.
Uno de los focos de especial complicación será la Font Màgica de Montjuïc, donde se prevé que asistan entre 70.000 y 80.000 personas a la fiesta organizada por el Consistorio. La Guardia Urbana junto con los Bomberos de Barcelona y los Mossos han preparado un dispositivo similar al de otros años, pero teniendo en cuenta el nivel de amenaza terrorista activado en enero de 2015 tras los atentados de Charlie Hebdo.
Los asistentes a la celebración solo podrán acceder a la zona de la Fuente Mágica por la plaza de España, no podrán hacerlo ni por la avenida Rius i Taulet ni por Francesc Ferrer i Guàrdia que quedarán reservadas por si es necesario realizar algún tipo de evacuación en caso de emergencia y para el desalojo de los asistentes una vez finalizado el espectáculo.
Más de 60 operarios de la limpieza serán los encargados de que la zona vuelva a la normalidad transcurrido el espectáculo. Se exigirá a los asistentes que acudan a la celebración con recipientes de vidrio que los cambien por otros de plástico que se les proporcionará en diferentes controles
Además, también se reforzará la vigilancia en otras zonas de la ciudad como la plaza de Catalunya. La Guardia Urbana tiene previsto reforzar la seguridad vial con diferentes puntos de control de alcoholemia y drogo-test en toda Barcelona. Los Mossos d’Esquadra realizarán 70 controles en toda Cataluña para disuadir a los conductores a ponerse al volante después de haber conducido alcohol o drogas.

 

Más información