Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primeros minutos tras la muerte

El golpe es tan violento que CDC debería estudiar seriamente el uso del etiqueta #JeSuisCDC

Museu Marítim, Drassanes. Espacio para la noche electoral de Democràcia i Llibertat, organización de izquierdas y antirrecortes -según su campaña electoral-, y pseudónimo literario del artista anteriormente conocido como CDC/todo lo contrario. Ambiente pocho. No se respiraba tanta perplejidad en esta sala gótica desde el siglo XVII, una mañana en la que construyeron una galera con el plano del revés. Hay cuatro gatos y chorrocientos periodistas. Es, en fin, la coreografía de la derrota. Los sondeos, en efecto, dibujan un cambio de época. Sinopsis: Chanquete, por fin, ha muerto, el bipartidismo -es decir, algo más amplio; quizás la gestión de la agenda del Régimen, desde que se funda en el 78, hasta la reforma constitucional y la austeridad-, queda seriamente tocado. Podría estarlo más si no fuera por la ley electoral -esa máquina de corregir porcentajes; "ellos sacan 3, nosotros 5", dijo el ministro de UCD en el trance de presentar aquella joya-.

A lo largo de la noche, aquella organización que aplicó la austeridad incluso antes de que se lo dijeran, que ha protagonizado asombrosos casos de corrupción, extrapolables a otros partidos de su función y generación, y que intenta refundarse como un poseso desde 2012, dejaba atrás el casi 30% de los votos de 2011, y se iba de cabeza al 15%. El golpe es tan violento, en fin, que CDC debería estudiar seriamente el uso del hashtag #JeSuisCDC. Si Catalunya es el topo más avanzado de la crisis política y de partidos española, lo de CDC es un probable apunte del futuro. Los grandes partidos desaparecen tras esa evaluación del pasado que es el 15M. Rayos, sale Homs.

Homs, en su linea. Sinopsis: miente/se aleja de la realidad. A niveles artísticos. Declaraciones de lo Acebes Català: "Se ha de desconfiar de las encuestas, como ha quedado demostrado", "Valoramos el resultado positívamente", "Ha cambiado el mapa político español, no el catalán, que sigue su curso". A Homs, cuando habla, le pones un fondo de ukelele, y parece una canción de Manel. Es decir, una ficción. Si bien aburrida. Habla Mas. En lo que es una tradición, dice lo mismo.