Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Artur Mas está quemado; no es ningún interlocutor”

El dirigente democristiano aspira a mantener el escaño que ha ocupado en nombre de CiU durante más de dos décadas

Josep Antoni Duran Lleida, el pasado viernes en Barcelona.
Josep Antoni Duran Lleida, el pasado viernes en Barcelona.

Josep Antoni Duran Lleida aspira a mantener para Unió Democràtica el escaño que ha ocupado en nombre de CiU durante más de dos décadas. El dirigente democristiano no solo rechaza la independencia, sino que considera inviable una relación bilateral entre el Estado y la Generalitat.

Pregunta. Las encuestas reflejan que continua habiendo un catalanismo moderado pero que Unió no logra canalizar. ¿Qué les falta?

Respuesta. Falta tiempo. Aparecimos tarde como fuerza autónoma. No fuimos capaces de diferenciarnos lo suficiente dentro de Convergència i Unió, y eso es responsabilidad mía más que de nadie porque yo era el responsable del partido.

P. Cree que Junts pel Sí está engañando a sus votantes con sus pactos con la CUP. ¿Recogerá votos de este público?

R. En estos momentos están ocultando el pacto con la CUP y dicen que en todo caso lo dirán después del 20-D. Si Homs dice que nos quedaremos pasmados porque augura que habrá acuerdo con la CUP significa que ya conoce su contenido y eso es un fraude electoral.

P. ¿Cree que los independentistas volverán atrás para negociar un referéndum?

Me identifico con Podemos en la cuestión del referéndum”

R. El error es pensar que la negociación será bilateral entre el Estado y la Generalitat si esta última continúa haciendo una apuesta independentista. El presidente Mas, de cara a cualquier político español, está quemado. No es ningún interlocutor. Una ponencia en el seno de la comisión constitucional debe abordar una nueva transición, y con ella unos cuantos temas, entre ellos la cuestión catalana.

P. Unió propone una reforma de la Constitución por la vía de una disposición adicional. ¿Qué le hace pensar que es factible?

R. No será fácil, pero es posible. Me baso en que España tiene que encontrar una respuesta y dar una solución a la cuestión catalana. Porque si no son capaces de solucionarlo, se enquistará el problema y tendrá unas consecuencias económicas gravísimas. Un país como España, con su dimensión y peso económico, no se puede permitir la inestabilidad que se ha permitido durante un tiempo en Grecia.

P. ¿Mientras haya amenaza de ruptura el Estado aceptará negociar algo?

R. España nunca aceptará negociar la independencia. Hace mucho tiempo que digo que si lo resultante es una declaración unilateral de independencia no basta con declararte independiente, lo que importa es que los otros te reconozcan, y no será así.

P. ¿Estaría dispuesto a aparecer en la foto con Podemos para defender un referéndum?

R. Para esta cuestión en particular me siento lógicamente mucho más cerca de Podemos que de otras fuerzas políticas. Podemos no acaba de definir qué pregunta y a través de qué instrumento jurídico, ya me lo explicarán. Decir que será clara y no tocar la Constitución, para mí son cosas difíciles de conjugar. Me identifico con Podemos en la cuestión del referéndum.

Unió Democràtica no se acaba porque Duran siga o no siga”

P. ¿Por qué no rompió con CDC cuando se definió la pregunta de la consulta del 9-N que enfocaba el tema hacia la independencia?

R. No estoy de acuerdo. Yo voté y no en favor de la independencia en una consulta no vinculante. El 80% sigue apoyando una consulta. Acepto que nos hemos equivocado, pero hay que admitir que si hubiésemos roto antes habríamos dejado CDC en manos de ERC y habría habido elecciones ya en 2014. Además, dirigentes políticos de todos los colores, pequeños y grandes empresarios catalanes y españoles y también dirigentes sociales nos decían: “Sobre todo no rompáis con CDC, que vosotros sois la garantía de que esto no se vaya por el barranco”.

P. ¿Si es diputado se quedará en el Congreso cuatro años?

R. Evidentemente. Yo voy para defender los intereses de Cataluña los cuatro años. Si resulta que, al cabo de dos años, la decisión sobre Cataluña es completamente alejada de la mía puede que llegue a la conclusión de que no hago nada allí y que vaya alguien más joven.

P. ¿Qué futuro le espera a UDC si en estas elecciones no consigue representación?

R. La conseguiremos. Si no fuera así sería una parte importante de fracaso personal. Y el 20-D tendría que pensar y decidir qué hacer, pero ahora mi energía está concentrada en lograr representación parlamentaria. Y ya dije que la tendremos. Eso sí, no tengo ninguna duda en que UDC tiene más oportunidades. Unió no se acaba porque Duran siga o no siga.