Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gran Mesías de Higginbottom

Los 'desconocidos' Instruments of Time and Truth, el coro Orford Voices y el director Edward Higginbottom, brindaron una delicia de la obra de Händel

La situación inicial del Mesías de Händel que propuso Ibercamera en el Palau a cargo de artistas absolutamente desconocidos aquí: el conjunto instrumental Instruments of Time and Truth, el coro Orford Voices y el director Edward Higginbottom, era ideal, el más viejo era el director y todos los demás eran jóvenes, algunos jovencísimos.

Para dirigir bien una Mesias hace falta toda una vida dedicada a la música, para interpretarlo bien hace falta toda la fuerza y energía de la juventud. Quedaba por ver si el viejo habría aprovechado su vida y sería sabio y si los jóvenes habrían aprovechado su energía y serían aplicados.

Todos habían hecho sus deberes. Edward Higginbottom (1946), tras toda una vida vinculada al órgano y la dirección coral en el New College de Oxford ha alcanzado la sabiduría handeliana: flexibilidad de tempi, ligereza y fluidez sin perder sentido de la trascendencia, fraseo ligado, expresivo tanto en solistas como en instrumentos.

CLÁSICA

Instruments of Time and Truth. Choir of Oxford Voices. Robyn Alegra Parton, soprano. Katie Bray, mezzosoprano. Nick Pritchard, tenor. BrianMcalea, bajo. Edward Higginbottom, director. El Mesías (selección). de Händel. Temporada de conciertos Ibercámera. Palau de la Música Catalana. 10 de diciembre.

El coro Oxford Voices brindó el gran descubrimiento de la noche. Creado recientemente por Higginbottom, es un coro pequeño, solo dieciséis voces, jovencísimo, aguerrido, atento. Las voces corren ligeras, la homogeneidad tímbrica en cada cuerda y el equilibrio de peso vocal entre cuerdas, fantástico, la seguridad y la exactitud, ejemplares. Una delicia.

Los solistas, examinados individualmente y solo a partir de sus prestaciones vocales eran discretos, pero suplieron todos con creces cualquier deficiencia con un sentido de equipo ejemplar, implicados a fondo en la propuesta estética que les llegaba desde la dirección, cantando siempre desde el sentido del texto y desde un mismo, bellísimo, estilo.

El conjunto instrumental Instruments of Time and Truth, fundado recientemente por Higginbottom y que toma su nombre del oratorio de Händel The Triumph of Time and Truth (El triunfo del tiempo y la verdad) también rayó a muy alto nivel completando así una noche memorable que resultó un verdadero triunfo del tiempo, transformado en sabiduría, guiando a la juventud.

Un único "pero" empañó el brillo del concierto: incomprensiblemente y sin que se facilitara ninguna explicación la obra no se ofreció entera, se le recortaron 11 de los 52 números que la integran y lo que se escuchó fue sólo una amplia "selección" de El Mesías.

El recorte, que en otras interpretaciones habríamos deseado, en ésta se hizo doloroso.