Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junts pel Sí descarta ahora que haya cuatro presidentes de la Generalitat

Mas concreta una propuesta en la que solo él sería jefe del Ejecutivo

Mas, Romeva i Junqueras
Mas, Romeva i Junqueras, la noche del 27-S.

Junts pel Sí busca a la desesperada que la Candidatura d'Unitat Popular vote como presidente Artur Mas antes del inicio de la campaña de las generales, el 4 de diciembre. En su búsqueda de fórmulas para que la CUP ceda e invista a la tercera a Artur Mas, la formación planteó que hubiera cuatro presidentes: Mas, que tendría el máximo rango y tres co-presidentes: Neus Munté, Raül Romeva, y Oriol Junqueras. La propuesta, publicada en el ARA, era solo un esbozo que se planteó en las conversaciones, según fuentes conocedoras de la negociación. Sin embargo, la propuesta final que ha enviado Junts pel Sí a la CUP descarta esta opción, y deja a Mas como el único jefe del Ejecutivo.

El redactado contiene pocas novedades con respecto a la idea que Mas lanzó en su segundo debate de investidura: tres grandes áreas de Gobierno que controlarían los diferentes departamentos. El presidente de la Generalitat mantendría sus atribuciones, lo que incluye las dos prerrogativas que la CUP quiere quitarle: convocar elecciones y firmar decretos. El Gobierno estaría repartido en tres comisiones: una de políticas del estado del Bienestar (presidida por la actual vicepresidenta, Neus Munté), otra de Transparencia y Asuntos Exteriores (para Raül Romeva) y una tercera de Economía, que ocuparía el líder de Esquerra, Oriol Junqueras. 

Esta configuración permite cambiar la configuración del Ejecutivo sin cambiar la ley de la presidencia y del Gobierno, en el que se fijan las atribuciones del presidente. Esa norma también establece que solo puede haber un vicepresidente, un rango que sería para Junqueras. La propuesta de los cuatro presidentes también tenía un problema de encaje en el Estatut, que fija que solo puede haber un jefe del Ejecutivo.

Con la concreción de la propuesta, Junts pel Sí logra no saltarse sus líneas rojas: ni debe cambiar la ley ni diluye el papel del presidente. Sin embargo, se aleja de la presidencia coral que proponía la CUP. La propuesta establece que habrá un mecanismo de coordinación entre las comisiones de Gobierno, pero la última palabra siempre será de Mas. 

Más información