Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bajo la piel de Picasso

Un estudio localiza obras inéditas en seis pinturas del artista y profundiza en su proceso de creación

Los expertos, delante de 'Hombre con boina', durante el análisis de rayos X.
Los expertos, delante de 'Hombre con boina', durante el análisis de rayos X.

“El proyecto y la idea no era descubrir obras nuevas de Picasso, sino conocer de forma objetiva su proceso de trabajo a partir de algunas de las obras de juventud, además de conocer mejor nuestra colección y abrir nuevas líneas de investigación”, explica Reyes Jiménez, responsable del Departamento de Conservación Preventiva del Museo Picasso de Barcelona. Pero el análisis de seis de las obras, todos retratos, de los fondos de este museo; dos realizadas en el periodo en el que Picasso vivió con su familia en La Coruña y cuatro de su estancia en Barcelona, donde vivió hasta que en 1904 se instaló definitivamente en París, han hecho aflorar otras obras anteriores escondidas bajo la primera piel.

Detalles perfilados de las dos palomas que han aparecido en un nivel inferior de la pintura 'Hombre con boina' durante la radiografía. ampliar foto
Detalles perfilados de las dos palomas que han aparecido en un nivel inferior de la pintura 'Hombre con boina' durante la radiografía.

Es el caso de Hombre con boina, de 1895, bajo el que se ha descubierto una composición subyacente, una pintura estrechamente ligada a la escasa producción de su padre en el que pueden verse dos palomas, por lo que no se descarta que Picasso pintara sobre una obra de José Ruiz. En Josep Cardona Furró, de 1899, el pintor trabajó en la tela tres veces, en una hizo un paisaje de tejados de Barcelona que no pertenece a su época azul, sino que lo lleno de colores. En Retrato de un desconocido al estilo de El Greco (1899) el malagueño, que había pintado un torso desnudo en un ejercicio académico de la Llotja donde estudiaba, no dudó en trocearlo y reutilizarlo después de haber sido puntuado por su profesor; mientras que debajo de Autorretrato con peluca aparece otra imagen de un personaje con un enorme sombrero, que quizá es el periodista Pompeu Gener, amigo del artista de los Quatre Gats y, por encima, antes de la última imagen, un retrato del joven Picasso sin peluca.

Las diferentes capas observadas en la obra 'Autorretrato con peluca' de Picasso. ampliar foto
Las diferentes capas observadas en la obra 'Autorretrato con peluca' de Picasso.

“Esta forma de trabajar no es una novedad”, remarca Jiménez por cuyas manos han pasado muchas obras del museo barcelonés que han detectado pinturas conservadas bajo la primera piel. Pasó en 2010 con Ciencia y Caridad, una obra de 1897 que el adolescente Picasso pintó sobre otra anterior dándole la vuelta al lienzo y, más reciente, en 2013, con Azoteas de Barcelona, pintado en 1903, en el que se vio en una capa inferior una pareja, producción picassiana de los años 1902 y 1903 que concluyó magistralmente con La vida, su obra más destacada del periodo azul y que es una de las pinturas más destacadas del Museo de Arte de Cleveland.

“Queríamos conocer mejor la datación, la estructura, el proceso creativo, los materiales y los pigmentos empleados en seis obras realizadas entre 1895 y 1900, del periodo de formación del artista, realizar nuevas lecturas de estas obras y comenzar nuevas líneas de investigación”, prosigue la investigadora, convencida de que Picasso no repintaba por un tema económico, sino que “buscaba la textura y la forma que le daba el pintar sobre una obra acabada, como si fuera un objeto encontrado”.

'Retrato de Josep Cardona' una de las obras analizadas con lupa. ampliar foto
'Retrato de Josep Cardona' una de las obras analizadas con lupa.

Por eso, se acogieron al proyecto europeo Infraestructuras de Investigación Avanzada sobre Patrimonio Cultural (CHARISMA), que permitió que durante una semana de 2013 el laboratorio móvil MOLAB empleara todo tipo de tecnología (rayos X, infrarrojos, ultravioletas, reflectografía, fluorescencia y espectografía) para descubrir los secretos que conservan estas pequeñas obras, además del contexto cultural y los materiales disponibles en cada lugar.

“El tipo de análisis no es invasivo, no se han tenido que tomar muestras”, destaca Jiménez. “Casi todos los análisis que se realizan son desde el punto de vista histórico. Estos son totalmente objetivos, que es lo que corresponde al siglo XXI”, remacha la especialista.

Las azoteas que pintó Picasso que se conservan debajo de 'Retrato de Josep Cardona'. ampliar foto
Las azoteas que pintó Picasso que se conservan debajo de 'Retrato de Josep Cardona'.

Él próximo viernes se darán a conocer todos los detalles de estas investigaciones durante el simposio Picasso joven: la evolución del artista a través de su paleta donde se hablarán de otras obras como Niña con paloma, conservado en The Courtauld Institute of Art de Londres, una obra que esconde debajo una figura sentada con el brazo alargado que se relaciona con la obra del Metropolitan Mujer en la fuente.