Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos asaltan el ‘supermercado’ de la droga

83 detenidos en un gran golpe contra el menudeo en la zona de La Mina

Los Mossos acceden al interior de las viviendas registradas. ATLAS

Una investigación titánica llevada a cabo durante un año por un pequeño grupo de agentes de las unidades de investigación de Badalona y el distrito de Sant Martí culminó ayer en el mayor operativo desplegado por los Mossos d’Esquadra contra el tráfico de drogas. Cerca de 1.300 agentes desembarcaron a las cuatro y media de la madrugada en el corazón de La Mina y en el barrio del Besòs. Escuchas telefónicas, confidentes y decenas de vigilancias permitieron levantar dos casos contra el menudeo de cocaína, heroína y marihuana en uno de los mayores supermercados de la droga de Cataluña.

La Operación Titán y la Operación Picapiedra, dirigidas por los juzgados 3 y 4 de Badalona, respectivamente, se saldaron con 83 detenidos y 71 registros, la mayoría en Sant Adrià de Besòs y Barcelona. La luz azul del helicóptero de los Mossos, a las 4.20, marcó el pistoletazo de salida de un dispositivo marcado por el frío y que transcurrió sin incidentes.

Algunos de los pisos eran viviendas ocupadas, algo que ha generado conflictos en el barrio. Los Mossos detuvieron el 9 de noviembre a dos personas por matar a un vecino que protestaba contra la ocupación ilegal en el barrio del Besòs. Uno de los acusados del crimen estaba siendo investigado en esta causa, según fuentes policiales.

Mientras decenas de furgonetas de antidisturbios (BRIMO y ARRO) vigilaban la calle, centenares de policías ponían patas arriba los pisos de al menos cinco clanes familiares dedicados desde tiempos inmemoriales al tráfico de drogas. Encontraron pequeñas cantidades de cocaína y heroína, una quincena de plantaciones de marihuana, más de una decena de armas y dinero. Entre sus objetivos había parientes del clan de los Alunda, que goza de mucha autoridad en el barrio, pero cuando los Mossos llegaron al domicilio, habían huido.

Los agentes de llevan a una detenida.
Los agentes de llevan a una detenida.

Los agentes registraron también pisos en L’Hospitalet, El Prat, Badalona, Barberà del Vallès, Igualada, La Llagosta, Tarragona, Palau-solità i Plegamans, Ripollet, Sant Boi de Llobregat, Vacarisses y Viladecans. Algunas de las viviendas en las que entraron se conocen como “guarderías” porque es allí donde se almacena la droga. Y en ocasiones están conectadas directamente con los pisos en los que se venden las pequeñas dosis.

“¡No te preocupes, los niños están con mi suegra!”, gritaba una mujer que salía esposada de la calle de Saturno, en La Mina. En ese inmueble la policía arrestó a casi a una decena de personas. Con las luces apagadas, pero iluminados por la luna, se podía ver a algunos curiosos apostados en las ventanas para no perderse detalle. La policía sacó de los pisos cajas, generadores y varias plantas de marihuana.

A las seis de la mañana empezaron a bajar a la calle los primeros familiares y conocidos de los arrestados por la policía. “Aquí se llevan a todo el mundo menos a quien se tienen que llevar”, se quejaba una mujer, que caminaba junto a dos ancianas, sin apenas levantar la voz.

En los bares se pedía silencio cada vez que salía en la televisón la noticia de la gigantesca redada.

Tanto el consejero del Interior, Jordi Jané, como los investigadores, se felicitan por el éxito de la macroperación. Pero el menudeo es como la energía, que ni se crea ni se destruye, se transforma. Los agentes asumen que la venta continuará mañana mismo, aunque a una escala muchísimo menor, en los pisos que no hayan sido investigados. En el mejor de los casos, en tres semanas todo volverá a ser como antes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información