Joan Giner, diputado de Catalunya Sí que es Pot

“Votar ‘no’ a la resolución era alinearse con el bloque del búnker”

El diputado cuestiona que su grupo votara contra la declaración independentista junto a PP, PSC y C's

Joan Giner, diputado de Catalunya Sí que es pot por Podem.
Joan Giner, diputado de Catalunya Sí que es pot por Podem. Albert Garcia

Joan Giner (Cornellà, 1989) es diputado de Catalunya Sí que es Pot por Podem. Ingeniero de Telecomunicaciones, el lunes votó en contra de la resolución independentista pero poco antes del debate publicó un artículo en su blog en el que reveló que se hubiera abstenido, pero que no lo hizo porque la dirección de su grupo le amenazó con la expulsión si rompía la disciplina de voto. Joan Coscubiela, el portavoz, niega las amenazas.

Pregunta. ¿Por qué quería abstenerse?

Respuesta. La resolución tiene defectos y virtudes. Votar no era votar en el bloque del bunker (en alusión a PP, PSC y Ciudadanos) y votar si no se podía porque no incluye el referéndum. La declaración no contempla el referéndum, que lo respalda la mayoría, y fija la independencia como fin excluyendo la república federal o confederal. Pero tiene puntos buenos: plantea un proceso constituyente y una ruptura con el candado de 1978 y recoge un anexo social. Esta es una legislatura muy especial: No es una partida de parchís: es de ajedrez. Hay demanda legítima democrática, con propuestas que no me gustan, y está el núcleo del búnker, que usa políticamente los tribunales y amenaza con suspender la autonomía. Y si algo tenemos en nuestros genes es que somos radicalmente demócratas.

P. ¿Por qué acató la disciplina de voto y no renunció al escaño?

R. Por dos razones. Somos un partido en construcción y hace falta crear espacios de debate. No pudimos discutir con los inscritos. Las discrepancias y divergencias a veces son buenas. Si a la primera de cambio, rompes y te vas no ayudas a crear esa herramienta. Y después porque tenemos que abrir este debate para que salga de las 11 sillas del Parlament y saber el papel que debe jugar la izquierda catalana en este puzzle entre el bloque del sí, que es homogéneo y con una demanda democrática, y el del búnker, que es más homogéneo y tiene prácticas antidemocráticas. Si no marcamos nuestra identidad propia, no tendremos espacio.

P. Usted explicó en su bitácora que Lluís Rabell y Joan Coscubiela le amenazaron con la expulsión. ¿Cómo fue?

R. Hicimos un debate a lo largo de la semana y lo que hice en el blog fue un ejercicio claro y explicativo de transparencia plena para que esto no pase. Es un llamamiento a abrir este tipo de debates. El problema es que no salió del grupo parlamentario. No hubo herramientas para sacarlo fuera. Y el lunes lo publiqué. De Podemos me llamó un representante de la dirección estatal y básicamente me dijo que acatara la decisión del grupo y es lo que hice al final.

P. ¿Qué le dijeron tras la votación?

R. Tuvimos una discusión política. No decía en el artículo nada que no hubiera dicho dentro del grupo parlamentario. Hay que seguir trabajando. Estaba Lluís (Rabell) con los papeles en la mano diciendo: “¡Que mañana tengo que intervenir media hora!”.

P. ¿No quedará marcado?

R. Llevamos semanas con el debate y espero que lo solucionemos aquí dentro. Soy un diputado más y por la noche fui con el resto de compañeros a preparar la intervención de Rabell. Estoy aquí para defender nuestras ideas y abrir debates. Y eso es sano. Hace un año y tres meses que fui a la primera asamblea de Podemos. Hay debates donde muchos no coincidimos y trabajamos más para llegar a acuerdos. Esa es la diferencia entre la vieja y la nueva política. El modelo de pensamiento único no lo permitía y nosotros sí.

P. Usted defiende un referéndum en Cataluña sin necesidad de que lo autorice el Estado. ¿Eso es lo que les distingue de sus compañeros?

R. En parte. La estrategia es compartida en realidad: queremos que tras las elecciones del 20-D haya un cambio y se aplique el modelo de de Escocia. El voto útil o el mejor aliado será en En Comú Podem o Podemos porque es la única fuerza estatal que respeta al Parlament. En nuestra resolución, ya decíamos que hay que luchar para ejercer la soberanía de Cataluña y si no se logra la manera es aumentar las movilizaciones sociales. Y si hace falta, desobedecer al Constitucional.

P. Durante la entrevista, usted hable en plural. ¿Representa a algún sector de su partido?

R. Soy un representante político. He recibido muchos mensajes de apoyo. No toda pero hay mucha gente que piensa así: Jaume Asens (teniente de alcalde de Barcelona) o David Compagnon (exdiputado). Dentro de nuestra propuesta política existe el debate y simplemente lo he visualizado.

P. ¿Puede dificultar la cohesión de En Comú Podem?

R. El voto negativo en bloque es lo que más podía afectar. En Comú Podem, en palabras de Ada Colau, acoge a independentistas y a quienes no lo son. El enroque con el “no” es el problema. Abrir el debate es bueno. Siempre digo que cuando quiero saber que pasa en Cataluña leo a Xavier Domènech. Es activista desde hace mucho tiempo y todo un referente para mí. Cuando supimos que era el candidato, aplaudimos muchos.

P. Ya ha votado dos veces que no a Mas. ¿Hay alguna posibilidad de que cambie de opinión?

R. Es el presidente de los recortes, las privatizaciones y la corrupción. Es ya un expresidente.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50