ARQUITECTURA

La Valencia interrumpida retoma el pulso

Arquitectos españoles debaten sobre el urbanismo y las potencialidades de la ciudad

Arquitectos y asistentes antes de iniciarse el encuentro sobre el futuro de Valencia.
Arquitectos y asistentes antes de iniciarse el encuentro sobre el futuro de Valencia.JOSÉ JORDÁN

Valencia es el punto medio del Mediterráneo español, cruce de caminos y de oportunidades, pero tiene que encontrar una identidad, una personalidad, y desarrollarla. Es el diagnóstico que hicieron el viernes un grupo de profesionales durante la jornada Diálogos de arquitectura y empresa, que reunió a 14 despachos españoles. Unos propusieron a las universidades como motor de crecimiento, otros apostaron por colonizar espacios infrautilizados antes que por crecer en hectáreas.

“Tenemos enormes posibilidades de convertirnos en el centro de muchas cosas. Y las cartas están sobre la mesa. Solo hay que jugarlas”, resumió el arquitecto Julio Gómez-Perretta, promotor de la jornada y presentador del coloquio, quien animó a arquitectos y políticos a debatir en profundidad sobre el urbanismo de los próximos años. “Tengo la sensación de que no hay otra ciudad española con tantas cosas por resolver”, agregó.

El arquitecto Carlos Meri defendió un cambio de modelo económico que conduzca a Valencia hacia el mundo del conocimiento, “que es lo que desarrolla y cambia las ciudades”. Meri citó de ejemplo lo sucedido en ciudades americanas como Austin o Filadelfia, donde las universidades han jugado un papel esencial en su desarrollo económico. Por el contrario, Valencia tiene sus dos grandes universidades públicas en el extrarradio y bloqueadas, lamentó.

“El 80% de la investigación americana la hacen las universidades. Eso es lo que genera la industria posteriormente. Ellos han salido así de la crisis, con la universidad como gran foco de transformación de la sociedad”, añadió.

Juan Añón, otro de los arquitectos presentes en el coloquio, apostó por solucionar la relación de la ciudad con su litoral, un aspecto que está sin resolver. Otra de las asignaturas pendientes, según Añón, es el soterramiento de las vías del ferrocarril en el centro de la ciudad.

Otros de los arquitectos participantes recordaron que Valencia tiene todavía muchas cicatrices que perduran e insistieron en que la ciudad no necesita crecer mucho más en hectáreas, sino sobre si misma. Se trataría de “colonizar espacios en la ciudad” que están infradotados o infravalorados.

En el coloquio surgió la necesidad de replantear el modelo de movilidad de Valencia, muy dependiente del coche privado. “Hay que redactar un plan global y retocar la ciudad para los que viven en ella y no tanto para los turistas”, propusieron. “Se trataría de recuperar el urbanismo de pequeña escala y habitar las nuevas viviendas, más que buscar nuevos crecimientos”, sugirieron.

Otro de los invitados insistió en que a las grandes infraestructuras urbanísticas que han quedado pendientes “ni están si se las espera porque no hay presupuesto”, y abogó por planes de participación ciudadana que creen microproyectos que pueden transformar los barrios.

La mayoría de arquitectos coincidió en la lentitud y burocracia que rodean el proceso de rehabilitación del casco histórico de Valencia, lo que ahuyenta a los inversores privados interesados en actuar en la zona.

En el coloquio participaron representantes de despachos de arquitectura como Gallardo Llopis, Santatecla, Gómez-Perreta, Peñín, AIC equipo, Manolo Cerdá, Víctor García, Ramón Esteve, Sanahuja, Carratalá, Antonio Altarriba, Rafael Vidal, Carlos Meri y Gradolí & Sanz.

Sobre la firma

Cristina Vázquez

Periodista del diario EL PAÍS en la Comunitat Valenciana. Se ha ocupado a lo largo de su carrera profesional de la cobertura de información económica, política y local y el grueso de su trayectoria está ligada a EL PAÍS. Antes trabajó en la Agencia Efe y ha colaborado con otros medios de comunicación como RNE o la televisión valenciana À Punt.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS