Cifuentes sube los fondos de Metro a costa de ahogar a los buses de la EMT

El Consorcio ha congelado su aportación de 440 millones, pese a incrementar un 9,3% la del suburbano que gestiona la Comunidad

Pasajeros de autobús de la EMT en diciembre de 2012.
Pasajeros de autobús de la EMT en diciembre de 2012.álvaro garcía

La Empresa Municipal de Transportes (EMT), la más importante del Ayuntamiento por presupuesto (531 millones) y plantilla (7.860 trabajadores), está en grave riesgo por su precaria situación financiera. El anterior Gobierno municipal, presidido por Ana Botella (PP), sufrió un recorte continuado de fondos por parte del Consorcio Regional de Transportes (controlado por la Comunidad, entonces y ahora del PP), lo que le obligó a rescatar la empresa con una inyección multimillonaria en 2014. El actual Gobierno municipal, de Manuela Carmena (Ahora Madrid), ve también cómo peligra “la viabilidad de la empresa y del servicio” de autobuses urbanos por ese mismo motivo.

Hasta 2012, las aportaciones del Consorcio aumentaron progresivamente, merced al acuerdo firmado en 2009. Pero el convenio posterior (2013-2015) redujo esas aportaciones de 460 millones en 2012 a 440 en 2015. A ello se sumó una fuerte caída de viajeros (de 427 millones en 2011 a 402 millones en 2014).

Carmena ve cómo peligra “la viabilidad de la empresa y del servicio”

Botella, enfrentada a la necesidad de sacar a la empresa de pérdidas, la fusionó con la sociedad que gestionaba la grúa y los aparcamientos municipales. Pero no fue suficiente. Los trabajadores tienen el salario congelado, y esta situación podría extenderse hasta 2018 si no se enderezan las cuentas. Y los autobuses están envejecidos (sobrepasan los ocho años de edad media) y deberían de ser sustituidos por vehículos no contaminantes.

Sin embargo, para 2016 el Consorcio ha congelado su aportación (440 millones), pese a incrementar un 9,3% la de Metro (que gestiona la Comunidad), contratando a 380 maquinistas 24 horas antes de una huelga. También ha subido la de autobuses interurbanos y trenes de Cercanías. Además, ha negado ni un euro para inversiones de la EMT. Y ello pese a que prevé un ascenso de la demanda del 3% en autobuses urbanos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS