El retraso de las luces de Navidad a diciembre enfada a los comerciantes

Los tenderos pierden un fin de semana y el Ayuntamiento defiende el equilibrio entre promoción y ahorro energético

La Gran Via iluminada, el año pasado.
La Gran Via iluminada, el año pasado.gianluca battista

Cabreo mayúsculo el de los comerciantes de Barcelona por el retraso en la fecha del encendido de las luces de Navidad. Por la fecha, y porque se han enterado a través de los medios de comunicación cuando teóricamente había mesas de debate abiertas. El Ayuntamiento ha revelado este viernes que pospone al 1 de diciembre la iluminación navideña, diez días más tarde respecto al año pasado, cuando se encendieron el 21 noviembre. El retraso ha provocado un gran "enfado y preocupación" tanto entre los botiguers del centro como los de los ejes comerciales.

De las conversaciones mantenidas hasta ahora entre tenderos y consistorio, los primeros esperaban conseguir que, en el peor de los escenarios, el encendido se retrasara al viernes 27. Pero ahora pierden un fin de semana de la crucial campaña y además el encendido se produce a media semana, un martes, y pasado el Black Friday, la jornada de ofertas de origen anglosajón que cada año cala con más fuerza.

Tiendas de barrio y moneda local

El comisionado de Comercio,  Miquel Ortega, y el teniente de alcalde de Economía, Gerardo Pisarello, han presentado este viernes la estrategia del nuevo gobierno comercial en materia de comercio y consumo. Unas líneas de trabajo que se centran en prestar "especial atención" al comercio de barrio, para generar "empleo y cohesión" y en fomentar el consumo responsable, incluso con una línea de ayudas. El plan también pasa por iniciar un debate sobre los festivos de verano de apertura de comercios con los agentes del sector.  Y por impulsar, en fase de pedagogía, una moneda local, una de las promesas electorales de Barcelona en Comú.

El comisionado de Comercio, Miquel Ortega, ha defendido que el Ayuntamiento mantiene "los mismos kilómetros de iluminación, horarios y ayudas [el consistorio y los comerciantes los pagan a partes iguales, 850.000 euros cada uno]". Sobre la fecha, ha argumentado que "es un equilibrio entre la necesidad de la promoción comercial y la coherencia en el ahorro energético".

"No nos gusta y nos preocupa, así se lo dijimos al comisionado de Comercio, retrasarlo hasta el 27 ya suponía una semana más tarde, pero ahora perdemos un fin de semana crucial", afirma el presidente de la Fundación Barcelona Comerç, Vicenç Gasca, que representa a los ejes comerciales de los barrios.

Desde el kilómetro cero de las compras navideñas, el presidente de Barnacentre y vicepresidente de Barcelona Oberta, Javier Cotet, ha sido mucho más duro con la política comercial del nuevo Ayuntamiento: "No preguntan nada, no consensúan nada y cada cosa que deciden [el consistorio] va en contra del sector comercial: eliminar la pista de hielo, los Juegos de Invierno, cuestionar los horarios en festivo, los cruceros, la moratoria hotelera...". "Es un despropósito tras otro y todo con criterio negativo para la economía, estos señores no han entendido que si no generan riqueza no tendrán de dónde sacar los impuestos, si no nos ayudan a recaudar", lamenta y recuerda la intención del ejecutivo municipal de subir el IBI.

Más allá de la polémica del alumbrado, el Ayuntamiento destinará 160.000 euros a los distritos para dinamizar el comercio en Navidad. En la plaza de Cataluña se ubicará "una muestra de consumo responsable, actividades para todos los públicos y otros elementos de atractivo comercial".

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS