Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una testigo afirma que Milagrosa Martínez llamaba a Orange Market

Un diseñador de la empresa de Álvaro Pérez ayudó a Betoret con la distribución del pabellón de Fitur antes de que se adjudicase el concurso

Una mujer que trabajó como recepcionista durante tres meses en la empresa Orange Market SL ha testificado este martes que la exconsejera de Turismo del PP Milagrosa Martínez llamaba a la mercantil para hablar con el ex consejero delegado Cándido Herrero, y ha asegurado que también se enviaban sobres a la consejería pero desconoce su contenido o a quién iban dirigidos.

Esta testigo se ha pronunciado así en el juicio que se sigue en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) por la pieza 3 del caso Gürtel, relativa a presuntas irregularidades en adjudicaciones de Turismo para las ediciones de las ferias de Fitur de 2005 a 2009. En total, en esta causa hay 13 acusados, entre ellos las exconsejeras de Turismo Milagrosa Martínez y Angélica Such.

Esta testigo estuvo trabajando en Orange Market durante tres meses, desde marzo hasta mayo de 2007, haciendo funciones de secretaria, es decir, cogiendo el teléfono y gestionando envíos de sobres y paquetes. Ha explicado que con quien mantenía más contacto era con Herrero, aunque también lo hacía con Alvaro Pérez, conocido como 'El Bigotes', quien pasaba menos tiempo en la oficina.

Preguntada por la fiscal si recibió alguna llamada de la Consejería de Turismo o de algún cargo público durante el tiempo en el que estuvo trabajando en Orange Market, la testigo ha contestado inicialmente que recuerda alguna llamada de la consejería y ha afirmado que tampoco se acuerda de si venían de parte de Milagrosa Martínez. "Las llamadas que venían de la consejería pedían hablar con Cándido Herrero y yo se las pasaba", se ha limitado a contestar.

Sin embargo, la testigo ha cambiado su versión cuando se ha incorporado a la causa la declaración que prestó en diciembre de 2012 tras hacer referencia a la misma un letrado de la defensa. En base a este primer interrogatorio, el tribunal ha permitido a las partes que volvieran a hacer preguntas para someter a la testigo a contradicción. La fiscal ha aprovechado esta oportunidad para volver a preguntarle por las llamadas que provenían de la Consejería de Turismo.

Al respecto, la testigo ha afirmado, tal y como declaró en 2012, que sí recordaba entonces de quién provenían algunas de esas llamadas, y eran de Milagrosa Martínez. En concreto, ha explicado que "una secretaria o alguien" de la consejería le llamaba y pedía hablar con Herrero, y cuando se lo pasaba, llegó a escuchar como éste decía: "¿Qué tal Milagrosa?". "A mí directamente no me dijo que era Milagrosa, pero sí oí cómo Cándido decía su nombre y la llamada venía de la consejería", ha declarado visiblemente nerviosa.

"A Cándido le oía porque el despacho estaba al lado. A mí me llamaban por teléfono, me pedían hablar con Cándido, me decían que llamaban desde la Consejería de Turismo y cuando le pasaba la llamada, oía: ¡Hola Milagrosa!", ha reproducido textualmente.

La testigo ha insistido en que desconoce qué persona le llamaba desde la consejería, pero de lo que estaba segura es de que el nombre de Milagrosa lo escuchó en Orange Market: "Lo escuché allí, cuando llamaba", ha insistido. "No recuerdo cuántas veces llamó, pero yo la escuché allí", ha repetido.

Por otro lado, este martes ha prestado declaración un trabajador de Special Events que colaboró con Orange Market para hacer los diseños de los pabellón de Fitur de los años 2005 y 2006. En concreto, este testigo, que fue contratado por uno de los presuntos cabecillas de la trama Francisco Correa, ha afirmado que los trabajos para Fitur se los encargó El Bigotes, y ha dicho que su actuación contaba con la supervisión de su jefe, Pablo Crespo.

El primer contacto que tuvo con este trabajo se remonta a una reunión que tuvo en consejería  con el ex jefe de gabinete de la Agencia Valencia de Turisme (AVT) Rafael Betoret y con Álvaro Pérez para presentar Orange Market. En este encuentro, que tuvo lugar en octubre de 2004, el testigo ha indicado que Betoret le comentó que tenía problemas para la distribución de expositores en Fitur y se ofrecieron a ayudarle.

Luego ha indicado: "Betoret tenía que adjudicar espacios de expositores en el plano del pabellón de Fitur y no sabía muy bien cómo hacerlo. Nos pidió ayuda para ubicarlos". Se trataba de distribuir en el plano a los expositores de la Comunidad, sin saber el contenido de la AVT, que es lo que salió a concurso, ha explicado.

Estos planos los efectuó el testigo en octubre, antes de que se iniciara el expediente de Fitur, de que se conocieran los pliegos o de que se adjudicara el concurso. Es decir, que el testigo y la empresa para la que colaboraba --Orange Market-- ya prestaban ayuda y colaboraban con la Administración valenciana antes de la adjudicación de la feria.

Durante la elaboración de los planos tuvo que hacer distintas modificaciones que le indicó directamente Betoret, o bien por teléfono o por correo electrónico, ha dicho el testigo en base a varios correos y documentos que le ha tenido que exhibir la fiscal para recordara por lo que le preguntaba.

Precisamente el plano que elaboró fue el que utilizó luego la AVT para distribuirlo a todos los licitadores. La fiscal le ha preguntado por este extremo y por cómo es posible que elaborase este esquema sin ser un trabajador de la agencia, y ha afirmado que no sabe por qué lo hizo, que se lo pedirían "por algo".

A preguntas de las defensas, el testigo ha afirmado que el hecho de hacer estos planos previos a la adjudicación no proporcionó "ninguna ventaja" a Orange Market para ser finalmente la adjudicataria, al tiempo que ha subrayado que no suponía tener información privilegiada porque no había datos del stand de la AVT.