Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Absuelto el acusado de matar a navajazos a su padre en Gandesa

El tribunal aprecia que sufre problemas mentales y lo ingresa en un sanatorio

La Audiencia Provincial de Tarragona ha dejado sin pena de prisión al hombre de 35 años que mató de once navajazos a su padre a las puertas de un bar de Gandesa (Terra Alta). El tribunal considera que el procesado sufre un severo trastorno mental y resuelve que debe ingresar en un centro médico psiquiátrico durante un periodo de 10 años. El fiscal, que inicialmente calificó los hechos como un homicidio, ha mostrado su conformidad con la sentencia.

El crimen tuvo lugar el 11 de marzo de 2014, en plena calle y justo al lado del ayuntamiento de Gandesa. El homicida tenía una pésima relación con su progenitor, llevaban 13 años sin hablarse, y, según declara probado la sentencia, salió de casa "decidido a acabar con la vida de su padre". Sabía que lo encontraría en el bar y, armado con un cuchillo de 16 centímetros de hoja, entró en el local y se sentó en la barra, a pocos metros de la mesa donde el padre desayunaba junto a otros clientes. Cuando este abandonó el local, el hijo le siguió y, en medio de la calle, se enzarzaron en una discusión que terminó con el hijo clavando el cuchillo repetidamente sobre el cuerpo de su padre. El hombre se desplomó víctima de graves heridas en el tórax. Algunos pinchazos le alcanzaron el corazón y, una vez quedó tendido en el suelo y agonizante, el agresor huyó sin prestarle auxilio.

Antes de ser detenido en su casa, y al observar la presencia de efectivos policiales, el agresor confesó su participación en los hechos. La sentencia declara probado que estaba afectado por un trastorno psicótico, esquizofrenia paranoide, de larga evolución, que precisaba de tratamiento farmacológico y seguimiento psiquiátrico que no había recibido.