Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Albiol apunta a Rajoy y el PP como culpables de los malos resultados

El diputado electo considera que el sí "no está legitimado" para iniciar la secesión

Albiol y Alicia Sánchez-Camacho
Albiol y Alicia Sánchez-Camacho, hoy en la ejecutiva del PP. EFE

El día después de haber perdido casi la mitad de diputados y el 30% de los votos, el candidato del PP, Xavier García Albiol, ha apuntado directamente a Moncloa para buscar los motivos de este hundimiento. Los ingentes recortes emprendidos hace tres años, los casos de corrupción o incluso el tono de confrontación hacia Cataluña han podido influenciar en los pésimos resultados de ayer, según se comenta entre las filas del PP catalán.

Albiol ha abundado esta mañana tres razones que él considera que explican los peores resultados del partido en Cataluña desde 2012. "Las decisiones complicadas que el PP a nivel nacional tuvo que tomar durante la crisis han creado incomodidad y falta de confinaza", ha apuntado en una entrevista en Rac1. También se ha referido al desgaste como partido de gobierno, que ha beneficiado el trasvase de votos a Ciudadanos, un partido casi calcado ideológicamente, pero "joven, fresco y que no ha tenido responsabilidades de gobierno". Albiol también ha hecho un amago de autocrítica. "El mensaje en Cataluña no ha llegado de forma nítida como me hubiera gustado".

Pocos minutos después de estas declaraciones, la Ejecutiva del PP catalán se reunía y Albiol evitaba hacer cualquier autocrítica en la rueda de prensa posterior y pedía tiempo. “No seré tan cretino de no hacer autocrítica, pero la hago seria y responsable. Tenemos que mirar con tiempo los elementos que han fallado y tomar decisiones. Si alguien cree que la autocrítica se hace en unas horas es que no tiene ni idea”, ha espetado.

Después de dicha reunión de la cúpula, algunas voces interpretan que no ha beneficiado tampoco el "tono de confrontación" y "el muro" en que se ha convertido el PP, no dando espacio a la negociación ni al diálogo. También han admitido que los numerosos escándalos de corrupción han hecho mella en la marca y han apuntado como excesiva la presencia de altos dirigentes estatales durante la campaña, como los cinco mítines en que ha participado Mariano Rajoy. También han lamentado episodios como el debate de Margallo, que ven como un acto de intrusismo que restó presencia y credibilidad al candidato. Albiol ha admitido hoy que no le gustó la segunda semana de campaña, cuando se concentró la mayoría de visitas de Rajoy, se produjo el blanco de este en la radio hablando de la nacionalidad española o el debate entre Junqueras y Margallo, entre otros. "Había demasiado altavoces", se ha limitado a decir sin dar más detalles.

Albiol ha descartado que nadie deba asumir responsabilidades “porque se ha hecho un buen trabajo” y ha puesto en valor la campaña realizada. "Como candidato he estado a la altura de las circunstancias”. Y ha preferido destacar “la remontada” de estas últimas semanas, ya que las encuestas del mes de julio le otorgaban entre cinco y siete diputados de los 19 que tenían. Albiol y la presidenta del PP, Alicia Sánchez-Camacho, han viajado esta tarde a Madrid para participar en el Comité Ejecutivo Nacional del partido.

Al principio de la campaña, Albiol apuntó que aspiraba a ser segunda fuerza, compitiendo al mismo nivel con PSC y Ciudadanos. En las elecciones de este domingo el PP de Cataluña se hundió, marcando los peores resultados desde 1992. Logró 339.000 votos (150.000 menos, un 30%, que hace tres años), lo que se traduce en 11 diputados y los relega a penúltima fuerza del Parlament.

Este lunes el ya diputado electo ha insistido en su deseo de convertirse en “el principal referente de los no independentistas”, a pesar de que ha quedado a la cola de los partidos constitucionalistas, por detrás de Ciudadanos y PSC.

Albiol ha preferido leer los resultados con carácter plebiscitario y ha asegurado que “lo más importante de estas elecciones es que los catalanes han dicho de manera clara que no quieren la independencia”. Según él, los partidos soberanistas –que suman mayoría absoluta en escaños, aunque no de votos- “no están legitimados” para iniciar un proceso de secesión. Además, ha augurado que existe una lucha de poder interna en Junts pel Sí para decidir a quién proclaman como presidente, ya que “consideran que Mas está amortizado”.

Más información