Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona modificará la ordenanza sobre terrazas de Trias

El consistorio pretende implicar a vecinos y restauradores para cambiar la norma, que afecta al mobiliario de 2.300 establecimientos

Imagen de la terraza del restaurante Dodo de la plaza Reial
Imagen de la terraza del restaurante Dodo de la plaza Reial

Tras la rebelión protagonizada por los restauradores de Barcelona, en julio pasado, a propósito de la ordenanza de terrazas aprobada por el ex alcalde, Xavier Trias —que afectaba al mobiliario de 2.300 establecimientos—, el actual ejecutivo de la alcaldesa Ada Colau abordará una modificación de la polémica ordenanza. Una modificación en la que participarán “todos los actores” implicados, también vecinos, además de los restauradores, explicó ayer la concejal de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz.

La ordenanza puso en pie de guerra a los restauradores de la ciudad, que en muchos casos se han visto obligados a retirar mesas y sillas de las calles y presentaron miles de alegaciones.

El cambio de ordenanza no será inmediato. El consistorio, de hecho, ha encargado a la Comisión Técnica de Terrazas que elabore una propuesta para modificarla de forma que “haga compatible el encaje entre la actividad económica vinculada al espacio público y los usos ciudadanos”, añadió Sanz.

El equipo de gobierno de Colau considera que la ordenanza pactada en el anterior mandato por CiU y PP —que entró en vigor en enero de 2014— “no cuenta con una aplicación adecuada ni la participación ciudadana necesaria”, insistió Sanz. Tanto los vecinos como los negocios estarán ahora representados.

Ciudad “mediterránea”

El pasado julio, el pleno municipal acordó modificar la ordenanza de Trias. El ejecutivo de Colau prevé que la modificación mejore el espacio público para la convivencia de la ciudadanía y que también satisfaga a los restauradores.

Como los trámites para modificarla son lentos, el ayuntamiento ya ha anunciado que tomará medidas “a corto plazo” para mejorar la norma vigente: resolver las licencias de 2015 en trámite, aplazar un año las condiciones de accesibilidad y ajustar las tasas que se aplican a las terrazas para equipararlas con otras ocupaciones de espacio público.

Barcelona cuenta con 3.954 licencias de terraza. La mayoría de ellas (2.587) aún están pendientes de adaptarse al texto de Trias. Solo el año pasado se hicieron 783 inspecciones a terrazas, que derivaron en 123 órdenes de retirada de elementos del espacio público y 106 sanciones.