Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas protagoniza el primer debate del 27-S

Romeva se queda solo apelando al “pragmatismo” de Europa para evitar la salida de Cataluña de la UE en caso de independencia

Candidatos a las elecciones catalanas del 27S

El primer gran debate televisivo de los siete candidatos a las elecciones del 27 de septiembre reflejó anoche las dificultades de Junts pel Sí para conseguir cualquier tipo de apoyo a su hoja de ruta independentista y estuvo protagonizado por la última advertencia de la Comisión Europea sobre la exclusión de Cataluña de la UE en caso de independizarse. El candidato de Junts pel Sí, Raül Romeva, insistió en la supuesta “seguridad jurídica” de la hoja de ruta independentista y de la posibilidad de alcanzar la independencia con cierto gradualismo y negociación con el Estado. Este discurso no logró ni el apoyo de la CUP, que aboga abiertamente por una “desconexión inmediata” con el Estado.

El debate, organizado por la cadena privada 8TV, reunió en el plató a Raül Romeva (Junts pel Sí), Miquel Iceta (PSC), Lluís Rabell (Catalunya Sí que es Pot), Ramon Espadaler (Unió), Xavier García Albiol (PP), Inés Arrimadas (Ciudadanos) y Anna Gabriel (CUP).

La corrupción, un arma arrojadiza que acaba silenciada

La corrupción salió a relucir en el debate pero rápidamente quedó enterrada porque iba camino a convertirse en un arma arrojadiza que salpicaba a casi todos. La candidata de Ciutadans, Inés Arrimadas, fue la que sacó a colación el tema al inicio, recordando los casos que rodean a Convergència. Arrimadas lamentó que Raül Romeva fuera el candidato de Junts pel Sí para desviar los temas que afectan a CDC: “Ustedes están haciendo que no se hable de la corrupción, hay 15 sedes embargadas”, dijo la candidata de Ciutadans, aludiendo al caso Palau, que afecta a Convergència.

Su ataque no fue más allá, pero la corrupción volvió a salir para volvérsele en contra. Lluís Rabell, de Catalunya Sí Que es Pot, le afeó los pactos en otras autonomías con el PP: “Están haciendo de muleta del partido más corrupto del país”, le espetó Rabell. Contraatacó Arrimadas recordando el pacto de Podemos con el PSOE en Andalucía, manchado por el caso de los fondos de formación de parados. Ante las alusiones a socialistas y populares, sus representantes también se activaron. El líder del PSC, Miquel Iceta, disparó contra el PP: “Ni a [Manuel] Chaves ni a [José Antonio] Griñán se les acusa de quedarse dineros para su bolsillo ni de repartir sobres”. Ante la velada alusión al caso Gürtel, Xavier García-Albiol consideró que el de los ERE es más grave: “¡Estamos hablando del dinero de los parados!”

Ante una batalla que amenazaba con manchar a todos, la corrupción no volvió a ser tema de conversación en el resto del debate.

El proceso hacia la independencia de Cataluña monopolizó el debate y todos los otros aspectos que salieron, desde las políticas sociales hasta la marcha de la economía, quedaron supeditadas a la cuestión nacional. El debate más duro fue entre el candidato de Junts pel Sí y Xavier García Albiol, del PP, lo que resaltó el carácter de plebiscito independentista que los soberanistas han conseguido otorgar al 27-S.

Todo el debate estuvo impregnado por la última advertencia de la Comisión Europea sobre la exclusión del proyecto comunitario de una Cataluña independiente. Romeva la relativizó: “Esta declaración no dice nada que haga imposible continuar en la UE porque a nadie le interesa una Cataluña fuera de la Unión Europea”. “No tienen derecho a dejarnos sin pasaporte europeo”, le respondió Inés Arrimadas. “Cataluña es un donante neto a la Unión Europea”, dijo a un Xavier Garcia Albiol que insistió en el riesgo de perder las ayudas de la PAC y los fondos de cohesión. “Pensar que un proceso unilateral será reconocido por la Unión Europea es soñar”, apuntó Miquel Iceta.

Frente al argumento de los soberanistas de que Europa aceptaría la independencia de Cataluña por “pragmatismo”, Iceta recordó que la adhesión de un nuevo Estado requiere de unanimidad de todos los socios de la UE. “Pensar que habrá unanimidad para aceptar a alguien que ha salido de mala manera de un estado miembro es soñar”, ha dicho. “España no tendrá mucho interés en favorecer el reingreso de Cataluña”, añadió. “No nos podemos permitir ni 24 horas fuera de la Unión Europea”, dijo el líder socialista. “Para echarte de la UE deben reconocerte antes como Estado”, replicó Romeva.

La candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas rechazó cualquier referéndum sea o no pactado. “Si sale el sí a la independencia también saldríamos de Europa”, dijo. La candidata de la CUP no ocultó una parte esencial de su programa respecto a Europa. “No se puede ridiculizar a los que pensamos que se puede defender la salida de la UE”, dijo.

El debate sobre Europa y la consulta generó un duro cara a cara entre Lluís Rabell e Inés Arrimadas. Esta última reprochó al primero que votara sí-sí en la pseudoconsulta del 9-N. “Si voté sí-sí el 9-N es porque no había una papeleta que dijese ‘id a hacer puñetas’ porque como muchos ciudadanos consideré insoportable la política del PP”. Rabell acusó a Ciudadanos de “no ser demócratas” por rechazar el referéndum.

Romeva, que estuvo en un segundo plano en casi todo el debate también reprochó un déficit democrático al conjunto del Estado. Le respondió García Albiol: “Mire si hay democracia que usted se puede presentar a estas elecciones sin ser el candidato a la presidencia de la Generalitat”.

Más información