Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Baños deja claro a Mas que aboga por salir de la Unión Europea y del Euro

La CUP vincula la independencia con una "desobediencia" de la ley española inmediata

Antonio Baños en el acto de inicio de campaña.
Antonio Baños en el acto de inicio de campaña.

"La CUP rechaza formar parte de la Unión Europea, del Euro, de la OTAN y del Euroejército", reza el programa de la izquierda anticapitalista. Los independentistas apuestan por una Declaración Unilateral de Independencia inmediata tras el 27-S que suponga la "desconexión con las leyes de la Constitución española" y no un proceso constituyente de 18 meses, pactado con el Gobierno, como plantea la lista de Artur Mas, Junts pel Sí.

"No reconocemos la actual Unión Europea, que solo sirve para garantizar los privilegios del capital y que no representa los intereses de las clases populares europeas. Trabajaremos por un marco de relaciones euromediterráneas de pueblos libres", plantea el programa de la CUP para añadir que vincularán “la lucha contra el Acuerdo Transatlántico sobre Comercio e Inversión entre EE. UU. y la UE (TTIP) a la lucha contra el sistema”.

El candidato de la Candidatura de Unidad Popular al 27-S, Antonio Baños, aseguró ayer que no entrarán en ningún gobierno de concentración pero que podrían apoyarlo según "quien lo forme, en qué condiciones y en qué tiempos". "Si es para hacer lo que hay que hacer estaremos ahí, no en el gobierno, apoyando. Pero si es para no hacer nada no solo no estaremos sino que estaremos en contra", aseveró.

“Necesitamos saber si estamos solos en la voluntad de desobedecer, Junts pel Sí se debería aclarar”, dijo ayer Anna Gabriel, la número dos por Barcelona. “Nos gustaría tener una mayoría parlamentaria que entendiese que es necesaria una ruptura con el Estado español”, aseguró. Gabriel dijo que les “espanta” dialogar con el Estado español, “no por el hecho del diálogo sino porque el Estado no respeta los derechos de los catalanes” y porque no creen que sea posible llegar a acuerdos. “¿Qué más querríamos que existiese el calado democrático para hacer un referéndum claro y tranquilo?”, planteó Gabriel en referencia a una consulta que podrían hacer tanto catalanes, como gallegos o vascos, “los pueblos que lo deseen”.

Para la CUP, tras una declaración simbólica de independencia en el Parlament, se iniciaría la desobediencia, empezando por “la ley Wert, la ley mordaza o la nueva legislación sobre el aborto”. “No estamos aquí para pactar nuevas transiciones”, zanjó Gabriel. La izquierda anticapitalista entiende que el proceso constituyente está ligado a la puesta en marcha inmediata de un “plan de choque” que siente las bases de un nuevo sistema económico y que garantice “que todos los catalanes puedan comer tres veces al día”, dijo Baños.

Más información