Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cruceros que atracan en Barcelona generan 2,2 millones diarios

Un estudio del Puerto y la UB cifra en 7.000 los empleos que genera el sector

Cruceristas desembarcan en el Puerto de Barcelona.
Cruceristas desembarcan en el Puerto de Barcelona.

Con el debate sobre el actual modelo turístico en uno de los primeros puestos de la agenda de la alcaldía que capitanea Ada Colau desde mayo, el Puerto de Barcelona y la UB han presentado este martes un informe sobre el impacto económico de los cruceros que atracan en la capital catalana. Un sector que cada año aporta 1,8 millones de visitantes a la ciudad y que ha situado el puerto barcelonés en el cuarto puesto entre los puertos base, los de salida y llegada de cruceros.

Las cuatro grandes cifras del estudio son las que siguen: los cruceros que atracan en Barcelona generan un gasto directo e indirecto de casi 800 millones de euros al año (2,2 al día, un 70% en la ciudad), que suponen una aportación de 413 millones al PIB catalán, 152 millones en impuestos y emplean el equivalente a 7.000 trabajadores a tiempo completo.

Uno de los autores del estudio, el economista del Laboratorio AQR de la Universidad de Barcelona, Jordi Suriñach, ha asegurado que el trabajo es pionero en Europa. Curiosamente, y pese al peso del sector, nunca se había medido su impacto, ha subrayado. Respecto al gasto, Suriñach ha precisado que el directo (442 millones) corresponde al que hacen navieras, los cruceristas y las tripulaciones; y el indirecto (353 millones) a sus proveedores (por ejemplo, lo que compra un hotel que alberga cruceristas).

Los 1,1 millones de cruceristas que hacen escala solo pasan 4,3 horas en Barcelona

El presidente del Puerto, Sixte Cambra, ha querido aclarar que el estudio se encargó en invierno pasado y que "en ningún caso la elaboración se puede interpretar como respuesta al relevo en el gobierno de la ciudad". Un matiz que se refiere claramente a las reservas expresadas por el equipo de Colau sobre la presencia de cruceros en la ciudad por su impacto medioambiental --del que el estudio apenas habla-- o en términos de capacidad de carga de visitantes. En verano pasado, la concejal de Ciutat Vella, Gala Pin, habló de "limitar el número de cruceros".

Cambra ha celebrado que el estudio "demuestra que el sector de los cruceros es generador de inversiones y ocupación" y que es "una actividad que comporta crecimiento y estabilidad, las bases sólidas para el desarrollo económico". El reto, ha dicho, es aumentar el porcentaje de los cruceros que utilizan Barcelona como puerto base, porque el impacto económico casi se duplica respecto a los que hacen escala.  El presidente del Puerto está pendiente de agendar una reunión "en breve" con Colau, con quien quiere "valorar los aspectos del puerto que afectan a la ciudad". También ha recordado que ha encargado un estudio específico sobre los aspectos medioambientales del sector.

Cambra se reunirá próximamente con la alcaldesa Ada Colau

Fuentes del Ayuntamiento de Barcelona recuerdan que la presencia de los cruceros en Barcelona es una de las cuestiones que se deben abordar en el debate abierto en el Consejo Municipal de Turismo. "Los cruceros tienen efectos positivos para la ciudad pero no se pueden olvidar los impactos no analizados, como el retorno económico real en la ciudad (los ingresos que genera y como revierten), la contaminación de las estancias en el puerto, los derechos de los trabajadores o qué visitas y uso del espacio público hacen los visitantes y como afecta a los barrios".

El estudio muestra como la actividad de los cruceros se disparó en Barcelona a partir de 2000 y tocó techo en 2011. Elaborado con datos de 2014, ese año la suma total de cruceristas fue de 1,9 millones, de los cuales 700.000 embarcaron o llegaron a la ciudad y el resto 1,1 millones solo paran en la ciudad de escala. En este sentido, el estudio afirma que los 1,1 millones de pasajeros en tránsito solo pasan 4,3 horas en Barcelona. Su gasto es de 53 euros frente a los 202 euros de los cruceristas que duermen en la ciudad.

El Puerto señala como reto conseguir más cruceros que lo utilicen de base

El estudio no entra en el impacto medioambiental del sector, más allá de dos datos: que genera el 1,2% del óxido de nitrógeno del aire de la ciudad y un 0,2% de las partículas en suspensión. En octubre pasado, Ecologistas en Acción y la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona denunciaron el impacto que los cruceros causan en la ciudad y acusaron al ayuntamiento, con Xavier Trias (CiU) en la cabeza, de "irresponsable" por no actuar.

El informe también se refiere a los "efectos catalizadores" de los cruceros, como el hecho de que el 78% de los cruceristas que zarpan o atracan en Barcelona llegan en avión, una circunstancia "determinante en la creación y mantenimiento de vuelos intercontinentales" de compañías como Air Canada, Delta o American Airlines.

Más información