Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El concejal de CiU Antoni Vives deja el Ayuntamiento de Barcelona

Fue responsable de Urbanismo con Trias y se perfilaba como posible sucesor

Antoni Vives, exconcejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona.
Antoni Vives, exconcejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona.

Uno de los pesos pesados de Convergència en el Ayuntamiento de Barcelona se marcha. El concejal de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona, Antoni Vives (Barcelona, 1965), ha comunicado hoy a la alcaldesa que renuncia al acta de concejal, según ha avanzado La Vanguardia. Economista y escritor, Vives fue uno de los hombres de confianza, y también uno de los concejales más polémicos, del exalcalde Xavier Trias: llevó la macrocartera de Hábitat Urbano, que englobaba el área de urbanismo. Vives deja el ayuntamiento y la "política profesional" para dedicarse a la actividad privada y a la docencia. "Quiero ganarme la vida trabajando en el mundo donde de joven lo aprendí casi todo: la empresa", ha comunicado a su partido.

En las elecciones de mayo, Vives ocupó el cuarto puesto en la lista de Trias, tras Joaquim Forn y Sònia Recasens, y era uno de los nombres que se barajaban para suceder al exalcalde. Su salida coloca en posición preferente a Forn e implicará, de entrada, el aterrizaje en el Ayuntamiento de Raimond Blasi (Unió Democràtica), concejal de Sant Andreu y de comercio en el pasado mandato.

Vives, en equipo con los arquitectos Willy Müller y Vicente Guallart, inseparables profesionalmente desde hace años --crearon el Instituto de Arquitectura Avanzada de Catalunya, el IAAC y estuvieron estrechamente vinculados a la agencia Barcelona Regional--, fue el artífice del modelo Barcelona del alcalde Trias. Suya es la obsesión por convertir la capital catalana en una Smart City, y suyas fueron las decisiones de remodelar la Diagonal o el Paral.lel, o el inicio de las obras de Glòries.

O la más ambiciosa: lavar la cara a la fachada marítima desde El Morrot --proyecto que no llegó a arrancar-- hasta el Port Vell, reconvertido en sus manos en una marina de lujo para desespero de los vecinos de la Barceloneta. Una operación urbanística sobre cuya financiación la que la Oficina Antifraude observó indicios de blanqueo de capitales. Un informe sobre el que Vives declinó hablar en noviembre pasado.

Polémica fue la relación de Vives con el consejero delegado de Salamanca, la promotora del puerto de lujo, Martin Bellamy, quien en una entrevista reciente con este periódico aplaudía que el concejal "está haciendo un trabajo fantástico para la ciudad" y "apoyó fervientemente el proyecto". "Tenemos una relación muy cordial, pero puramente empresarial", decía Bellamy.

Esta misma mañana Vives ha participado en el pleno extraordinario sobre la adhesión de Barcelona a la AMI. El grupo municipal de CiU ha emitido una nota en la que asegura que su jefe de filas, Xavier Trias, agradece "el buen trabajo hecho durante tantos años" y asegura que "sus proyectos, sus ideas y capacidad de trabajo han dejado una magnífica huella en las calles y plazas de la ciudad catalana, que la marcará positivamente durante muchos años". También Vives agradece su confianza a Trias y le muestra su apoyo y "compromiso".

La nota asegura que Vives ha decidido "poner punto y final" a su etapa de concejal y a su "actividad política profesional". "Dicho de otra forma, he decidido volver a la actividad profesional privada de la que salí hace 15 años, para incorporarme entonces al Gobierno de la Generalitat". Autor de varios ensayos y tres novelas premiadas, el ya exconcejal afirma también que quiere dedicarse a su faceta de escritor y novelista.