Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los alcaldes abren el debate para lograr un pacto sobre las víctimas

Urkullu les invitará a celebrar homenajes locales el próximo día 10 de noviembre pero discrepan sobre si mezclar las víctimas de ETA y las de los cuerpos policiales

Los alcaldes vascos en cuyos municipios se han producido atentados terroristas, del signo que fuera, o vulneraciones contrastadas de los derechos de sus ciudadanos por cuerpos policiales, han abierto ya el debate sobre la posibilidad o no de llegar a un gran pacto nacional sobre si afrontar de forma unitaria o separada los futuros homenajes a las víctimas, para evitar que se repitan y empezar a articular ya un relato compartido de las últimas cinco décadas de violencia en Euskadi. Los partidos están empezando a tomar posiciones ante la cumbre que 128 alcaldes celebrarán el próximo día cuatro de septiembre en la futura sede del Instituto Vasco de la Memoria, en el Archivo Histórico de Bilbao, convocados por el lehendakari Iñigo Urkullu, y cada formación empieza ya a poner sus límites y a marcar sus posiciones.

Los primeros ediles del PNV suscriben la iniciativa del Gobierno vasco, mientras que los socialistas exigirán a Urkullu que no avale la tesis del "conflicto político" a la hora de equiparar unas víctimas a otras y evite incluir a las víctimas de la violencia policial en el Mapa de la Memoria de Euskadi. Su secretaria general, Idoia Mendía, ha asegurado hoy: "creemos que las víctimas que han visto vulnerados sus derechos por actuaciones irregulares de funcionarios públicos, y que hayan sido reconocidas como tales, tienen derecho a ser reparadas y recordadas con la colocación de placas o la realización de homenajes. No obstante, estos reconocimientos deben tener lugar de forma diferenciada porque la causa de su victimización fue distinta".

El PP y de UPyD, que comparten la tesis de separar los homenajes, no tendrán ningún representante al no dirigir ayuntamientos en los que se hayan producido atentados. Los alcaldes de la izquierda abertzale plantearán al lehendakari que se deben añadir algunas víctimas no incluidas en el listado de 707 asesinatos a manos de grupos terroristas como ETA, los GAL y el Batallón Vasco Español, así como por las Fuerzas de Seguridad del Estado que ha elaborado el Gobierno vasco, mientras que Podemos, que tras las últimas elecciones sí tiene representación a través de varias plataformas ciudadanas, no se opone a los homenajes conjuntos a víctimas. Los alcaldes recibirán el día 4 una ficha con datos individualizados de sus municipios: 14 en Álava, donde ha habido 55 víctimas; 58 en Vizcaya, con 258 muertes, y 56 en Guipúzcoa con 394 asesinados.

Urkullu entregará

128 retratos de

707 asesinatos

En la reunión, el lehendakari invitará también a los alcaldes a organizar actos de homenaje el próximo 10 de noviembre, Día de la Memoria en Euskadi, fecha elegida porque en ella no se registraron atentados mortales. El objetivo del Gobierno vasco es superar las discrepancias de años anteriores y que en atención a las posiciones de los partidos, podrían repetirse este año. Para el PP "la gran asignatura es que la izquierda abertzale condene a ETA", ha declarado su portavoz Carmelo Barrio. "Esa es la clave fundamental. Ahí es donde Urkullu tiene que poner toda la carne en el asador".

El Mapa de la Memoria, impulsado en 2009 en aplicación de la Ley de Víctimas del Terrorismo, tenía como finalidad recordar a todas víctimas del terrorismo en los lugares de los asesinatos, y ese impulso difiere sustancialmente de los denominados Retratos Municipales de Vulneraciones del Derecho a la Vida, que ha elaborado la Secretaría de Paz y Convivencia, que dirige Jonan Fernández y que incluyen a víctimas mortales como consecuencia de excesos de las Fuerzas de Seguridad. 

Los retratos incluyen información detallada de todos los asesinados en cada municipio vasco en los últimos 50 años", en concreto, entre los años 1960 y 2010. Se trata de 128 "retratos" municipales (14 en Álava, 58 en Bizkaia y 56 en Gipuzkoa) con fichas personalizadas de los 707 casos de vulneraciones del derecho a la vida provocadas por el terrorismo o cualquier otra forma de violencia de motivación política. Un total de 394 asesinatos corresponden a Gipuzkoa, 258 a Bizkaia y 55 a Álava.