Elecciones 27-S

PP y Ciutadans avanzan en su pacto antisoberanista para después del 27-S

Albiol asegura que dará sus votos al partido de Albert Rivera si este le supera en escaños

Garcia Albiol en la zona de los disturbios por la muerte de Mor Sylla.
Garcia Albiol en la zona de los disturbios por la muerte de Mor Sylla. J. L. sellart

A poco más de un mes para el 27-S, el PP catalán ha propuesto este jueves a Ciutadans y el PSC la creación de un frente poselectoral para frenar la apuesta soberanista de Artur Mas si lo permitieran los resultados de los comicios. El candidato del PP, Xavier García Albiol, ha ofrecido incluso sus votos al partido de Albert Rivera si este le supera en escaños y con ello pudiera lograr la presidencia de la Generalitat. El PSC se opone firmemente a sumarse al pacto, aunque los otros dos partidos esperan que la proximidad de las elecciones generales obligue a Pedro Sánchez a intervenir para frenar el independentismo y no perjudicar sus opciones de llegar a La Moncloa.

“Soy partidario de que aquel de nosotros que obtenga más diputados plantee legítimamente su vocación de ser presidente, como lo voy a plantear yo”, ha asegurado Xavier García Albiol. Ha sido una petición expresa a Ciutadans y PSC para crear un proyecto de mínimos en el que el partido más votado de los tres pueda recibir el apoyo del resto para frenar la estrategia de Mas. Albiol ha razonado que, ante la ruptura que plantea la candidatura independentista Junts pel Sí, o Catalunya sí que es Pot, integrada, entre otras fuerzas, por Podemos, es necesario crear un “equipo capaz de poder garantizar la normalidad institucional y que nadie rompa nada”. Por eso ha lamado al resto de formaciones a ser “generosas” e “inteligentes” y a sentarse a hablar tras los resultados del 27-S.

Más información
El PP endurece su discurso para el 27-S y descarta concesiones a Cataluña
Albiol exige a Pedro Sánchez que llame al “orden al PSC”
Albiol insta al PSC a posicionarse sobre el proceso de independencia

La candidata de Ciutadans, Inés Arrimadas, ha recogido el guante y ha confirmado que estaría dispuesta a pactar con el PP para evitar que los independentistas gobernasen. “Los partidos constitucionalistas tenemos que sumar entre nosotros para hacer frente a los que quieren romper España”, ha declarado a EL PAÍS. Los estrategas de la formación emergente ya han estudiado las condiciones necesarias para que la unión de los tres partidos sea posible. Los dirigentes de Ciudadanos consideran clave que la participación llegue al 75%, dato que en Cataluña solo se ha alcanzado en las generales; esperan que Albiol consiga movilizar al núcleo duro de los votantes del PP; considerarían la posibilidad de un gobierno multicolor, a lo que se oponen en el resto de España; y esperarían que el PSOE convenciera al PSC de sumarse.

“Hay elecciones generales unos quince días después de que se constituya el Parlament. ¿Le van a quitar el PSC [con una negativa] todas las posibilidades a Pedro Sánchez?”, ha opinado Juan Carlos Girauta, eurodiputado. “El PSC no se está definiendo a favor [del pacto], pero hay que esperar a los resultados y ver su postura si hay una opción de apoyar un Gobierno no separatista”, ha añadido José Manuel Villegas, vicesecretario general y jefe de gabinete de Rivera. “Una posición rara del PSC podría tener su coste a nivel de las generales y sería difícilmente entendible en Cataluña”, ha seguido. “Hay que llevar a mucha gente a las urnas, y Ciutadans va a cumplir con su papel de ilusionar”.

Negativa del PSC

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pese al ofrecimiento, los socialistas catalanes han mostrado su oposición a sumarse a ningún frente antisecesionista. El razonamiento de Miquel Iceta es que Cataluña no se puede construir sobre “dos bloques enfrentados y divididos, sino que debe hacerse sobre la transversalidad y acuerdos amplios”. Iceta sostiene que la voluntad de los socialistas catalanes es la de alcanzar acuerdos de izquierdas y “cambiar la mayoría de gobierno”, tanto en Cataluña como en España. El PSOE, por el contrario, no rechaza de manera taxativa el acuerdo con PP y Ciutadans para frenar a Mas, pero respetan la autonomía política y la estrategia seguida por el PSC.

Queda por aclarar qué papel juega Unió. El partido de Josep Antoni Duran Lleida rompió con Convergència por no compartir su estrategia independentista, pero ya ha dicho que no se sumará al frente que reclama Albiol.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS