Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pobres y ricos en torno al Bernabéu

Entre el barrio de Prosperidad, el más humilde de la zona, y el de El Viso, hay solo 15 minutos andando, pero la distancia económica es gigantesca

El concejal Mauricio Valiente, en un solar junto a la estación de Chamartín. Ampliar foto
El concejal Mauricio Valiente, en un solar junto a la estación de Chamartín.

Entre la plaza de Prosperidad, el núcleo más pobre del distrito de Chamartín, y la colonia de El Viso, una de las zonas más caras y exclusivas de Madrid, hay solo 15 minutos andando, pero la distancia económica es gigantesca. El barrio de Prosperidad, el más poblado de la circunscripción —con 36.500 personas del total de 142.700—, tiene la renta más baja del distrito y la mayor parte de la inmigración de esta zona. A poco más de dos kilómetros, entre los chalés de El Viso, el barrio con menos habitantes de Chamartín, el poder adquisitivo es de los más altos de la capital. “Como todos los distritos, este también es muy plural. La desigualdad destaca más porque hay un nivel de renta tremendo en algunas zonas”, dice Mauricio Valiente, concejal de la circunscripción.

Valiente, doctor en Derecho, nació en este barrio en 1966, 18 años después de que Chamartín, que en su origen fue un pueblo de la periferia de la capital, fuese anexionado por Madrid. Muy cerca de donde estaba su casa, en la plaza de Prosperidad, los comerciantes y los vecinos se quejan de las obras que dejaron a la calle de López de Hoyos, una de las arterias principales del distrito, con una inclinación excesiva poco antes de las elecciones del 24 de mayo. Cuando llueve, el agua se acumula y se forman charcos a la entrada de los comercios y las viviendas. “Le dijimos al anterior Ayuntamiento que estaban dejando mal la caída del suelo, pero no nos hicieron caso porque querían sacar rédito electoral”, opina Esteban Fernández, que tiene una pastelería en López de Hoyos y sufre las consecuencias en los días de lluvia.

Esta arteria une la calle de Serrano con la M-30, que rodea la almendra central de la ciudad. Hace unos meses, cuando la remodelaron, la anterior Corporación municipal también construyó unos alcorques demasiado altos. “Tenemos un montón de quejas de gente que sufre pequeños accidentes al chocar contra estos pequeños bordillos que rodean los árboles”, cuenta Valiente, que se reunió con los vecinos nada más tomar el cargo. También se citó con los comerciantes del mercado de Prosperidad y los trabajadores la escuela de alfabetización de la zona. En los ocho colegios y dos institutos públicos del distrito se están realizando obras de mejora. A la escuela de educación infantil Luis Bello, que durante la Segunda República fue un cuartel, Valiente destinará más recursos: “Los necesita, porque mucha gente está en situaciones precarias. Hay que apoyarla en la misma línea que el Ayuntamiento está afianzando las ayudas a los comedores”.

Pobres y ricos en torno al Bernabéu

Grandes edificaciones

En la zona de Prosperidad, donde hay más vida de barrio, hay un edificio okupado. Valiente pretende crear una mesa para mediar entre vecinos y okupas con la ayuda de Stop Desahucios. “Hay que solucionarlo, que se sienten con el Ayuntamiento, y conjugar el derecho a la vivienda con el descanso de los propietarios”, dice el concejal, que también cree que hay que reforzar la asistencia domiciliaria en el barrio. Valiente se lo conoce bien porque creció y se crio en sus calles, aunque antes había muchos descampados, de los que se acuerda, sobre los que se han erigido construcciones. En 1977, por ejemplo, se edificó en un solar vacío la actual estación de Chamartín. En los noventa, en el marco de la Operación Chamartín, un proyecto urbanístico que afectaba a 311 hectáreas y contemplaba la creación de 3,3 millones de metros cuadrados, se planteó su ampliación, además de la construcción de nuevos edificios de viviendas o rascacielos de oficinas. La operación, que sigue inacabada, ha dejado un túnel de acceso a la estación a medias. “Vamos a estudiar la entrada para mejorarla porque ahora mismo es pésima. Es uno de los puntos principales de trenes y los peatones muchas veces tienen que caminar por la carretera para llegar adentro”, dice Valiente.

La estación no fue la única construcción importante. A este distrito también pertenecen una de las Torres Kio y la zona financiera de la M-30, pero la joya está un poco más al sur, en el estadio Santiago Bernabéu, uno de los mayores atractivos turísticos de la ciudad, donde el Real Madrid juega sus partidos. “Su importancia es innegable, pero hay que compaginarlo con el impacto para los vecinos. Muchos maratones y conciertos comienzan o se celebran aquí, y creo que es algo que se puede diversificar para que no siempre se les corte la calle y tengan ruido los mismos”, dice Valiente entre la muchedumbre que el lunes se acercaba hasta las tiendas del estadio. Este martes serán más: el Madrid, el club más rico del mundo, se enfrentará al Galatasaray en el Trofeo Bernabéu. 80.000 personas se acercarán a verlo.

"No se puede limpiar según las protestas"

El barrio de Prosperidad, el más pobre del distrito de Chamartín, ha mejorado su aspecto en el último mes. Las calles están mucho más limpias y sobre el pavimento solo hay algo de hojarasca después de que comenzase el plan de choque —con limpiezas a fondo una vez por semana— contra la suciedad que anunció Manuela Carmena, la alcaldesa, en julio.

La zona ya se ha beneficiado de este nuevo plan, pero Mauricio Valiente, el concejal del distrito de Chamartín, cree que la solución pasa por una política de limpieza con un recorrido y unos horarios mejores: “Esta solución es temporal. No se puede limpiar la ciudad en función de las protestas de los vecinos”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información