Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manuela Carmena restringe el tráfico en Ópera como diseñó Ana Botella

Esta zona se une a las áreas ya limitadas de Las Letras, Las Cortes y Embajadores

La capital tiene desde hoy una nueva área restringida al tráfico, el barrio de Ópera, que se une a las ya existentes de Las Letras, Las Cortes y Embajadores. La alcaldesa, Manuela Carmena, pone así a prueba la APR de Ópera (Área de Prioridad Residencial) que diseñó y aprobó el anterior equipo municipal, encabezado por Ana Botella (PP), pero que nunca puso en marcha por problemas técnicos. Por la nueva zona solo podrán circular sin restricciones los residentes. La medida entra en pruebas hoy y se alargará durante un mes; en caso de no detectarse problemas irresolubles, será permanente.

La nueva área en la que solo podrán entrar los residentes, los comerciantes, quienes estacionen en un aparcamiento público o privado, los taxis o los que posean un vehículo eléctrico está delimitada por la plaza de España, la Gran Vía, la plaza de Callao, la calle del Carmen, la Puerta del Sol, la calle Mayor, la plaza de Oriente y la calle de Bailén. Fue el anterior concejal de Medio Ambiente Diego Sanjuanbenito (PP) quien la diseñó, y el gobierno municipal de Manuela Carmena (Ahora Madrid) el que ahora ha dado el paso definitivo para restringir el tráfico rodado.

Botella intentó que esta zona de prioridad peatonal —de unas 50 hectáreas— estuviese operativa el pasado 1 de enero, pero pronto se topó con las quejas de los transportistas de carga y descarga. Argumentaban que el horario que se les había dado para repartir sus mercancías (de 8.00 a 13.00) era muy corto si se tenía en cuenta que prácticamente todo el distrito de Centro es APR. Es decir, cinco horas para llegar a todos los establecimientos en un distrito con tanta población como la ciudad de Salamanca. La exalcaldesa echó entonces marcha atrás y dejó pendiente la aprobación medio año, hasta que se llegase a un acuerdo.

Base de datos configurada

Ante los problemas, Carmena ha decidido poner en marcha la APR “en pruebas y de forma progresiva”, dice el Ayuntamiento, siendo “flexibles y dialogantes con los residentes y comercios de la zona”. No obstante, ya se han colocado las señales que delimitan el área, se han instalado las cámaras y “se han configurado las bases de datos”, indica el Consistorio. Esto se traduce en que cuando un vehículo no autorizado entra en la zona, la cámara fotografía su matrícula y la compara con las autorizadas en las bases de datos municipales. Si el coche no cuenta con los permisos necesarios, el propietario recibe un acta de sanción de 90 euros. Las multas no se comenzarán a poner hasta el 1 de septiembre. Actualmente está en pruebas y no se sanciona a ningún conductor.

Los residentes, los dueños de comercios y empresas podrán pedir, además, 10 autorizaciones de paso mensuales, sin tener que justificar su uso. Las motocicletas también podrán circular entre las 8.00 y las 22.00.

El Ayuntamiento sostiene que esta actuación municipal contribuirá a un uso más responsable del vehículo privado y mejorará la calidad del aire, ya que se reducen las emisiones contaminantes, “asunto prioritario para el Área de Medio Ambiente y Movilidad”, que dirige Inés Sabanés. La Comisión Europea, durante la etapa de Botella, inició un proceso sancionador por el incumplimiento de la Directiva Europea de Calidad del Aire en Madrid.

La carga y descarga tendrá que hacerse entre las 8.00 y las 13.00, pero ahora podrá alargarse dos horas más si las furgonetas no son contaminantes. Los taxis y vehículos de emergencias o los de emisiones cero (eléctricos) también podrán acceder sin problemas a cualquiera de las APR.

El decreto que regula el área de prioridad para peatones establece que las vías en las que la circulación será libre para todos los vehículos son: plaza de la Marina Española, calle del Reloj, calle del Río, el tramo de la calle de Leganitos, entre la plaza de España y la calle de la Flor Baja, calle del Doctor Carracido, calle de la Flor Baja, calle de Isabel la Católica, el tramo de la calle de San Bernardo, entre la Gran Vía y la plaza de Santo Domingo, el tramo de la calle de Silva, entre la Gran Vía y la plaza de Santo Domingo, y el tramo de la plaza de Santo Domingo, entre la calle de Isabel la Católica y la de Silva. En el caso de la APR de Embajadores, este área se queda como estaba, con la excepción de que también se incluye en ella restricciones en Ribera de Curtidores, que en febrero pasado el anterior equipo municipal sacó del área limitada al tráfico rodado.

La idea de Ruiz-Gallardón

 Las áreas con tráfico limitado en Madrid fueron idea del exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón (PP), que inició su implantación de forma experimental en el barrio de Las Cortes en septiembre de 2004. Un año después extendió la restricción a Las Letras y, en julio de 2006, a Embajadores. Igualmente, anunció que llevaría las APR a los barrios de Justicia y Universidad y a la Puerta del Sol, pero fue nombrado antes ministro de Justicia y la responsabilidad recayó finalmente en Botella. Esta no se presentó como candidata del PP en las pasadas elecciones municipales y fue sustituida por Esperanza Aguirre, que nunca ha ocultado que es contraria a este tipo de restricciones. Carmena, en cambio, las apoya y ahora retoma lo que a Botella y a Gallardón no les dio tiempo a acabar.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información