Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Mercat Central, la joya modernista más visitada por el turismo

Por el recinto desfilan cada año más de tres millones de personas, de los que 1,1 millones son turistas

El Mercat Central, la joya modernista más visitada por el turismo

El Mercat Central de Valencia es mucho más que sus 270 puestos de venta. Es una joya arquitectónica de estilo modernista que cada año pasean 3,1 millones de personas, ya sea para comprar en sus paradas o para admirar su imponente cúpula central de hierro, cristal y cerámica, a 30 metros de altura. El primer recinto más visitado de la capital es el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, con cerca de seis millones de visitantes, y después le sigue el mercado, recoge un estudio sobre su impacto social y económico. 

Esta catedral del comercio, inmersa ahora en la celebración de su centenario, tiene un arraigo emocional indiscutible con la ciudad. "Los que lo queremos, lo apoyamos viniendo aquí todas las semanas a comprar", destacó el pasado martes el dirigente cameral José Vicente Morata en la presentación del  Informe de Impacto económico, comercial y social del Mercat Central que ha elaborado la Oficina de Comercio y Territorio (Pateco) del Consejo de Cámaras de Comercio de la Comunidad Valenciana en colaboración con la Asociación de Vendedores.

Unos 92.000 turistas mensuales curiosean por sus paradas de productos frescos, con unas compras estimadas entre los seis y los ocho millones de euros, dicen las encuestas que ha hecho Pateco. El turista español suele gastar unos 11 euros de media, mientras el internacional se deja entre 13 y 14 euros. A lo largo y ancho de sus mostradores se ofrecen más de 6.800 referencias distintas de productos, que son los mismos que los que puede ofrecer un hipermercado. 

Su impacto en la economía local se ha estimado en 100 millones de euros

El recinto comercial es el primero de España en tamaño, siguiéndole de cerca el de La Boquería de Barcelona, y pertenece al selecto club de los 10 primeros mercados de Europa junto a Les Halles de París. Mueve un volumen de negocio que oscila entre los 56 y los 70 millones de euros y genera más unos 1.200 empleos, entre directos e inducidos. Su impacto en la economía local se ha estimado en 100 millones de euros.

Es, además, un mercado popular en la redes sociales. Una búsqueda en Google, por ejemplo, arroja más de 671.000 resultados y es pionero en la venta de productos por internet y en renovación tecnológica, presume el presidente de la Asociación de Vendedores, Francisco Dasí.

El recinto está impoluto tras una rehabilitación en la que se gastaron alrededor de 14 millones de euros que le devolvió el esplendor de antaño. La asociación de vendedores acometió un cambio de imagen y rescató de su historia la cotorra, símbolo del Mercat. 

El turista español suele gastar unos 11 euros, mientras el internacional se deja entre 13 y 14

Los vendedores del Mercat Central se debaten en pleno centenario entre lo que ha sido su actividad tradicional, la venta de productos frescos, y la adaptación al turismo. La explosión de los hipermercados y supermercados han sumido a muchos recintos como el Mercat en la decadencia y les ha obligado a reconvertirse en espacios gourmet, muy volcados hacia la restauración y el turismo. No es el caso del mercado decano de Valencia, que si alienta desde hace años una reforma que haga más amables las calles de su entorno.

Situada enfrente de la Lonja de la Seda, rodeada de la plaza de Brujas y a pocos metros de la monumental iglesia de los Santos Juanes, el Mercat busca renovarse sin perder su esencia.

Turistas descansan en la escalinata de entrada al Mercat Central de Valencia.
Turistas descansan en la escalinata de entrada al Mercat Central de Valencia.