Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía local de Valencia cambia el uniforme amarillo por el azul

El Ayuntamiento critica que el abandono del color tradicional por parte del PP fue una decisión "estética"

La Policía Local de Valencia cambiará su uniforme habitual, con camisa amarilla fluorescente en la parte superior y azul en la inferior, por un atuendo completamente "azul oscuro" para unificarlo con el "azul oficial" de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y en favor de una mayor "eficacia" y "seguridad" de los agentes municipales. No obstante, los de las unidades de tráfico mantendrán el amarillo en sus ropas.

Así lo ha anunciado la concejala de Protección Ciudadana, Sandra Gómez, en la rueda de prensa que ha ofrecido para informar de los cambios y mejoras en los recursos materiales de la Policía Local de la ciudad. La edil ha anunciado, asimismo, la compra, por 40.000 euros, de chalecos antibala y antiarma blanca para pasar de los 130 actuales a 270 de modo que "cualquier unidad en la calle pueda disponer de esa medidas de seguridad necesaria".

Igualmente, Gómez ha avanzado la decisión de adquirir 17 coches y 21 motocicletas del servicios de renting -por 3.000 euros cada- para mejorar el parque móvil y la idea de convocar un concurso para licitar el servicio de mantenimiento de la flota de vehículos de la Policía Local con el ser "más eficientes" en este ámbito.

La nueva responsable municipal ha lamentado la "falta de motivación" que afecta a agentes locales y que durante años la delegación de Policía Local se haya gobernado "de manera unilateral" y de "forma caprichosa" adoptando "decisiones sin un consenso mínimo".

En esta línea, Sandra Gómez ha asegurado que su "voluntad" es "cambiar esas formas de actuar" porque "la Policía Local debe estar motivada, sentirse escuchada y tomar parte en las decisiones". Así, ha subrayado su "compromiso" de llevar a cabo "el cambio de uniformidad" de los agentes dado que "era un clamor desde la dirección hasta el policía que está en la calle".

"Es necesario que la Policía esté motivada, que trabaje, que su labor sea eficaz y que sea escuchada", ha insistido la concejala, que ha indicado que el uso del uniforme amarillo fue en el caso de Valencia una "decisión --del anterior edil de Seguridad Ciudadana-- Miquel Domínguez con la connivencia del --anterior director general de la Policía-- Juan Cotino".

Gómez ha considerado que fue una razón "estética" y ha instado a "dejar de lado los asuntos estéticos e ir a los técnicos", además de defender el "consenso" a la hora de aplicar medidas para lograr "un cambio de modelo policial".

La concejala ha explicado que el atuendo amarillo ocasiona a los policiales locales "muchos problemas de seguridad", de "eficacia" y de "eficiencia" porque vestidos de ese color "son más reconocibles". Ha señalado que así "son más visibles desde una distancia" cuando han de intervenir en mercados ambulantes, ventas ilegales o distribución de droga al menudeo y que se les puede confundir "con personas de otros servicios locales".

No obstante, la edil ha destacado que los agentes de las unidades de tráfico sí que mantendrán el amarillo en sus uniformes para ser "más visibles" por "criterios de seguridad obvios". Asimismo, Gómez ha subrayado que la decisión de cambiar el color del atuendo al resto de agentes locales "no será una medida que suponga un desembolso caprichoso" de dinero al Ayuntamiento porque se hará paulatinamente.

La concejala ha precisado, en este sentido, que "se respetará la vida útil del uniforme" y que el encargo de la nueva ropa se hará a la contrata correspondiente "para los próximos pedidos de otoño-invierno". Ha afirmado que ser prevé que "en un año y medio o dos años se haya vuelto al uniforme azul oscuro en todos las unidades menos tráfico".