Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas avisa que si fracasa la secesión Cataluña entrará en “vía muerta”

El president dice que su lista es la del "sí-sí" y llama que le respalden los federalistas

Artur Mas este domingo en el congreso de CDC.
Artur Mas este domingo en el congreso de CDC.

Artur Mas aceleró ayer la precampaña solicitando abiertamente el voto para la lista independentista pactada por Convergència, ERC y las entidades sociales secesionistas al sostener que esa lista refleja “exactamente” lo que querían quienes apostaron por el “sí-sí” en la consulta del 9-N. El president criticó por primera vez a la CUP por haberse desmarcado del acuerdo e hizo un llamamiento a los federalistas y a la izquierda articulada en torno a Podemos e ICV. “Si no aprovechamos esta oportunidad el Estado pasará por encima sin misericordia. No subirse a este tren [el de la independencia] nos puede llevar a una vía muerta y eso no interesa a nadie", dijo.

El Consejo Nacional de Convergència se reunió en el Palau de Congresos de Barcelona y respaldó por aclamación concurrir el 27-S en la candidatura unitaria independentista que liderará el exeurodiputado de ICV Raül Romeva y que se presenta oficialmente hoy en la terraza del Museo de Historia de Catalunya. El pacto se cerró el martes y Mas no perdió el tiempo. En un discurso ante más de 2.000 afiliados, el president reclamó el voto para la lista que ha alentado, alegando que es la que encarna el deseo de quienes votaron “sí-sí”el 9-N. Reprendió además a la izquierda anticapitalista e independentista de la CUP por “descolgarse” del pacto frente a quienes, dijo, han salido de la “comodidad” de las siglas. Mas señaló que “en justa correspondencia”, por los sacrificios que han hecho hasta ahora, su lista debe ser la depositaria de esos votos.

Nuestra lista es exactamente la del sí-sí del 9-N", dice Mas lamentando el desmarque de la CUP

Pero no solo eso. El independentismo está eufórico pero sabe que no va sobrado de fuerzas si quiere alcanzar la mayoría absoluta. Por ello, Mas hizo un llamamiento a quienes se inclinaron el 9-N por el sí-no (un Estado propio pero sin ser independiente) para que recapaciten “dos veces” antes de ir a las urnas. Mas parte de la premisa de que el 27-S se celebrará un plebiscito y que, por tanto, los votos serán contados en un sentido u otro. Y avisó de que, por mucho que haya electores que tengan sensibilidades distintas, se les contabilizará en “el bando del no”. “Nos guste o no, nos contarán. Aquí nos la jugamos todos”, dijo. “Los que se queden al lado del ‘no’ habrán apostado por menos autogobierno, menos capacidad de decisión propia, menos mano en la caja y por cronificar el déficit fiscal”.

El mismo mensaje lanzó a los eventuales votantes de la lista que promueven ICV y Podemos, a los que dijo que el margen de maniobra del Gobierno autonómico es, según él, tan estrecho que no ha podido impulsar el decreto de pobreza energética o legislar sobre los horarios comerciales. “Tienen que elegir entre la certeza de la dependencia que nos puede llevar a la decadencia o, ya lo admito, con este punto de incertidumbre, aspirar a cambiar las cosas y a la libertad definitiva de este país en el conjunto de Europa”, dijo el presidente catalán.

"Aquí nos la jugamos todos. Tendrán que decidir entre la incertidumbre o la  dependencia", dice Mas

Tras sumirse en la depresión, el independentismo ha apretado el acelerador el último mes. En un acto en Molins de Rei, Mas pidió a las entidades que impulsaran una lista para intentar hasta el final la unidad y para contrarrestar el eje del sí se puede. Un mes después, el secesionismo tiene a Romeva como cabeza de cartel y la lista de ICV y Podem no ha presentado candidato. “Sé que causé desconcierto, pero no hay nada peor que tener algo a punto de caramelo y no intentarlo”, afirmó ayer. El plan, para resignación de ERC, no solo ha cuajado sino que su objetivo es declarar la secesión en medio año.