Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA | GALA PIN / CONCEJAL DE CIUTAT VELLA

“Queremos reorientar y regular el ocio nocturno en Ciutat Vella”

La concejal ha pasado del activismo y el movimiento vecinal en la Barceloneta a capitanear el casco histórico de Barcelona

La concejal Gala Pin, en el Ayuntamiento de Barcelona.
La concejal Gala Pin, en el Ayuntamiento de Barcelona.

Gala Pin (Valencia, 1981) ha pasado del activismo y el movimiento vecinal en la Barceloneta a capitanear Ciutat Vella. Va y viene de la sede del distrito andando, para no perderse lo que ocurre en la calle. Responde a la entrevista tras una mañana en la que el distrito ha afrontado cuatro desahucios: dos de las familias no estaban en la vivienda y las otras fueron realojadas. Los frentes son muchos. Todavía no se ha podido reunir con los responsable del Puerto, revisar el expediente del hotel del Rec Comptal o estudiar el que se planeó junto al Palau.

Pregunta. ¿Qué medidas contempla el plan de choque de BComú para Ciutat Vella?

Respuesta. Por un lado, cubrir necesidades alimentarias este verano, sobre todo en el Raval y Santa Caterina; y por otro en todo lo vinculado a la suspensión de licencias hoteleras y alojamientos turísticos en un distrito con una gran densidad. La moratoria minimiza el impacto del plan de usos vigente, que contemplaba barra libre hotelera en la zona literal.

Contemplamos expropiar pisos si no cumplen su función social

P. Su programa habla de un mapa de la propiedad inmobiliaria y comenzará por La Rambla. ¿Qué objetivo tiene?

R. Conocer cuáles son los capitales que se mueven en el distrito y qué movimientos generan. En La Rambla se trata de conocerlos porque hay demasiados rumores sobre la presencia de actividades ilícitas y nuestra obligación es contrastarlos; y ver si podemos negociar sobre cómo reorientar el comerio hacia un modelo más de proximidad, el actual se puede encontrar en cualquier ciudad. Queremos que La Rambla vuelve a ser de todos los barceloneses.

P. El programa prevé la derogación del plan de usos.

R. El mayor peligro del plan era la barra hotelera libre en una zona concreta, la suspensión de licencias lo cubre. Ahora estudiamos si hay otras herramientas para limitar la proliferación o fomentar la presencia de determinados establecimientos.

P.¿Cómo cuáles?

R. Como lo que supone el ocio nocturno y su mala regulación en el distrito. Hay que ver como lo reorientamos, está vinculado al derecho al descanso del vecindario que dificulta un mal uso intensivo del espacio público. Habría que ver cómo fomentamos otros usos y actividades en los locales.

P. ¿Reorientarlo hacia dónde?

R. Es la misma filosofía de La Rambla, recuperar el público local. También hay grupos de turistas que tienen una relación muy agresiva con el espacio público de noche. Se trata de fomentar actividades culturales y no permitir malas prácticas como actuar sin licencia o rebasar horarios.

P. ¿Con qué herramientas?

R. Necesitamos más instrumentos, no podemos dejarlo todo en manos del plan urbanístico que se queda corto para intervenir en una realidad tan compleja. Podría ser un plan especial o acciones concretas.

P. ¿Y cuándo hablan de revisar licencias?

R. Es detectar si ha habido malas prácticas en las concesiones para poderlas corregir en vistas al futuro.

P. ¿Ha sufrido presiones desde que es regidora?

R. No. No más que la que supone ser concejal del distrito de Ciutat Vella.

P. El anterior gobierno compró fincas, algunas donde se ejercía la prostitución, en la calle de Robadors para conseguir mixtura con la llegada de nuevos vecinos. ¿Qué planes tienen ustedes?

R. Son dos cuestiones. Una es el proceso de expropiación, que hemos acabado de presupuestar. Es por un motivo muy interesante, que es el incumplimiento del uso social de la vivienda. Hay que fomentarlo, porque no hay ninguna práctica similar y en esta línea hay que seguir: contemplar la expropiación como último recurso. Otra cuestión es la idea del colectivo de Prostitutas Indignadas de instalar una cooperativa de trabajo. Es una buena noticia que se organicen para tener amparo legal, pero creemos que hay que abordarlo a nivel de ciudad, no puede ser un bolet.

P. ¿Qué harán en la Barceloneta este verano?

R. Asumimos que habrá problemas. Sobre apartamentos turísticos, estamos indagando a nivel territorial y en plataformas on line para localizar apartamentos ilegales.

P. El alcalde Trias ya lo hizo.

R. Fue un vaciado muy genérico, se puede profundizar más. Habrá otras medidas relacionadas con la convivencia como la instalación de urinarios a partir de final de mes.

P. ¿Qué le parece la autorización de la Generalitat de que los vecinos alquilen habitaciones?

R. Hay que estudiarlo, porque ayudaría a disminuir las molestias, pero ahora estaría afectado por la moratoria de licencias.

P. ¿Está a favor o en contra de abrir comercios en festivo?

R. No se trata de si estoy a favor o en contra, sino de a qué tipo de comercio perjudica y a qué tipo de comercio benefician estas aperturas. Es un debate que hay que abrir a escala de ciudad. Hay zonas turísticas que deberán tener un tratamiento distinto. Queremos escuchar a los comerciantes.

P. ¿Cómo se casa la policía de proximidad con un barrio muy presionado?

R. El concepto de seguridad o es solo una cuestión policial. Muchos problemas que gestiona la Guardia Urbana tienen una raíz social y los agentes se ven gestionando las consecuencias de un modelo cuando podrían estar haciendo otras cosas. Un ejemplo es la venta ambulante o el ocio nocturno.

P. ¿Cómo vivió el caso de la muerte de Andrés Benítez?

R. Como una práctica abusiva que hay que trabajar para que no se vuelva a repetir.