Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Localizada en Dublín la fotografía más antigua de Girona

La imagen, una vista del río Onyar de 1852, se conserva en la Biblioteca Nacional de Irlanda

Primera fotografía de Girona, del 1852.
Primera fotografía de Girona, del 1852.

El Centre de Recerca y Difusió de la Imatge (CRDI) del Ayuntamiento de Girona ha recibido una reproducción digital de la primera imagen fotográfica de la ciudad, que se conserva en la Biblioteca Nacional de Irlanda, en Dublín. La fotografía, fechada alrededor de 1852, es una vista del río Onyar, concretamente del lugar donde hay actualmente el puente de Hierro o de las Peixateries Velles, que todavía no aparece. De hecho, el puente de Gustave Eiffel se construyó en 1877 y, en la imagen, se puede ver en su lugar una precaria pasarela de madera que conecta las casas de las dos orillas del río.

El original de la imagen se conserva en Dublín y es un papel a la sal hecho a partir de un calotipo (negativo en papel). La fotografía es obra de François Gobinet de Villecholes, un fotógrafo francés conocido con el apodo de Franck que se estableció en Barcelona en 1849 y montó en la ciudad un estudio fotográfico de gran prestigio. El CRDI tuvo conocimiento de la imagen a partir del catálogo de una muestra sobre la calotipo que se expuso en el Museo de la Universidad de Navarra durante el primer cuatrimestre de este año.

Hasta ahora, la imagen más antigua de Girona que se conservaba en apoyo fotográfico se consideraba que era una vista del puente de Piedra desde el arenal. Según recoge la introducción del libro Joan Martí Centellas. Bellezas de Gerona, 1877, esta imagen, considerada hasta ahora la más antigua, es de 1867, hecha en papel a la albúmina y firmada por el fotógrafo José Martínez Sánchez.

La imagen que se ha encontrado ahora avanza este momento 15 años, hasta 1852, y supone una nueva referencia para el estudio de la historia de la fotografía en Girona. La calotipia fue la primera técnica fotográfica que permitía sacar múltiples copias positivas a partir de un único negativo sobre papel. El inventor fue William Fox Talbot y se patentó en Inglaterra en 1841. En la ciudad de Girona se conservan dos calotipos, que forman parte de la colección Tomàs Mallol y que se pueden ver en el Museo del Cinema.

Arriba, Girona el 1852, abajo, en la actualidad. ampliar foto
Arriba, Girona el 1852, abajo, en la actualidad.