Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duran carga contra Mas y CDC por no negociar para evitar la ruptura

El líder de Unió dice que su partido "abre los brazos" a todos los votantes de Convergència y a los que votaron CiU

Duran Lleida junto a los diputados Pere Macias y Josep Sánchez.
Duran Lleida junto a los diputados Pere Macias y Josep Sánchez. EFE

Consumada la ruptura entre Convergència Democràtica y Unió llega la hora de los reproches por lo ocurrido y de empezar a disputarse ese electorado compartido durante los 37 años que ha durado la alianza política entre ambas formaciones. Josep Antoni Duran Lleida, líder del partido democristiano, ha empezado a mover ficha este viernes en su carta web semanal con una crítica al presidente de la Generalitat por no haber evitado la ruptura. Según Duran, Unió decidió abandonar el Gobierno catalán "porque el partido mayoritario de la exfederación (CDC) y el presidente Mas ni siquiera se avinieron a dialogar".

"Fue aquello de coges nuestra propuesta o la dejas, y !qué remedio nos quedaba!", dice Duran, que acusa a Convergència de romper unilateralmente la federación no tener "miramientos" con la propuesta de Unió de encarar el 27 de septiembre al margen de la Asamblea Nacional Catalana, Òmnium Cultural y la Asamblea de Municipios por la Independencia.

En ese escenario Duran explica que Unió decidió acudir sola a las próximas convocatorias electorales después de que se rechazara la propuesta de los democristianos y "una vez inviabilizada y anulada la opción de la lista del presidente que implicaba al mismo tiempo dejar fuera de juego CDC y Unió".

Superados los reproches, Duran dice que es el momento de mirar adelante y disputarle sin complejos el electorado a Convergència. "Si el presidente Mas da la bienvenida a determinados sectores independentistas de Unió, desde la aspiracióna la plena soberanía Unió abre los brazos a todos los votantes de CDC y de CiU", dice el líder democristiano. Unos votantes moderados, añade, que opina que "las cosas se han de hacer bien, son renuncias, pero con serenidad, conscientes de que, si no se hace así, Cataluña tiene más que perder que ganar".

El líder de Unió también carga contra el sector crítico de su partido, al que califica de "la minoría" y de actuar con una "sorprendente actitud de filibusterismo político". Su comportamiento lo califica de "incomprensible, ridículo e inaceptable", pero entiende que todavía resulta más "superlativo" que "CDC y el presidente Mas afirman que ahora, sin Unió, son más auténticos".

Duran vuelve a la carga cuando recuerda que Unió se presentará a las elecciones del 27 de septiembre sin esconder sus siglas y admite que eso no pasaba desde 1933. Sin embargo, recuerda que Convergència "nunca se han presentado con sus siglas ni parece que ahora lo quieran hacer. En 1977 lo hicieron coaligada con el Partido Socialista exReagrupament, Front Nacional y Esquerra Democràtica y ahora no se sabe todavía bien bien cómo".