Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV arrasa con la herencia de Bildu en Gipuzkoa

Markel Olano apuesta por recuperar la incineradora y reformar el impuesto contra los ricos

Markel Olano, junto a la portavoz del PNV en las Juntas de Gipuzkoa, María Eugenia Arrizabalaga, en el pleno de investidura del diputado general.
Markel Olano, junto a la portavoz del PNV en las Juntas de Gipuzkoa, María Eugenia Arrizabalaga, en el pleno de investidura del diputado general.

Markel Olano, del PNV, que hoy será elegido mañana diputado general de Gipuzkoa con los votos de su partido y del PSE-EE, ha fijado la recuperación económica y el empleo como uno de los principales retos de su Gobierno foral. Además, ha anunciado que desmontará muchas de las decisiones adoptadas en los últimos cuatro años por el gabinete de Martin Garitano (Bildu): reformará el impuesto contra los ricos y recuperará la incineradora de Zubieta.

Olano se ha comprometido a aprobar un plan de actuación "riguroso" que incluye una partida económica anual de 50 millones de euros "para la promoción económica y el empleo". La apuesta por la inversión, la innovación, la internacionalización y la industrialización serán ejes de actuación de la política del Gobierno foral, que estará formado en coalición por el PNV y el PSE. Precisamente, estas dios formaciones han escenificado en el pleno de las Juntas Generales el acuerdo que han cerrado para repartirse el Ejecutivo guipuzcoano.

En el desglose de prioridades de su acción de gobierno, Olano ha planteado cambios sustanciales en la línea que había adoptado Bildu mientras ha estado al frente de la Diputación. Así, en política social, Olano ha prometido acabar con el "intervencionismo radical de los anteriores responsables de Política Social", retomar la coordinación con los ayuntamientos, impulsar el Centro Nacional para la Investigación sobre el Envejecimiento y elaborar un plan de atención integrar a las mujeres víctimas.

Olano también rectificará la política de residuos: "Procederemos a construir la planta de incineración" de Zubieta, que Bildu paralizó a mediados de 2013. La incineradora estará "adaptada a la nueva previsión de necesidades", por lo que podría ser más pequeña que la inicialmente proyectada. El PNV y el PSE apostará por la recogida de la basura con el "quinto contenedor con chip", en lugar del modelo puerta a puerta que Bildu implantó en una veintena de municipios.

Xabier Olano (EH Bildu) ha anunciado por la tarde que retira su candidatura a diputado general

Además de reforzar la lucha contra el fraude fiscal, el candidato del PNV ha defendido un sistema tributario "armonizado" en el conjunto de Euskadi, basado en la equidad y la progresividad. A renglón seguido, ha anunciado: "Es necesario abordar una reforma del Impuesto sobre la Riqueza y las Grandes Fortunas", que se aprobó en la pasada legislatura con lo votos de Bildu y los socialistas.

PNV y PSE se comprometen, asimismo, a implantar un sistema de peaje en la N-I, entre Irún y Etxegarate, para cobrar a los camiones por el uso de esta vía.

Olano ha prometido liderar un proyecto "abierto, ético, eficaz y autocrítico", sin renunciar a reivindicar "el derecho de los vascos de decidir su futuro" y en el que tratará de cuidar "la memoria de la injusticia" posibilitando, al mismo tiempo, acceder a la "convivencia democrática" a quienes han decidido abandonar la violencia.

Ha admitido que la sociedad guipuzcoana tiene "un gran trabajo por delante si quiere lograr una verdadera convivencia democrática" y debe continuar "reconociendo las vulneraciones de derechos humanos cometidas en esta sociedad". Su gestión se basará, ha dicho, en "el diálogo y el acuerdo", tal y como su partido ha hecho con el PSE, aunque se ha mostrado dispuesto a tejer pactos también con el resto de fuerzas políticas en los próximos cuatro años.

El candidato de EH Bildu a diputado general de Gipuzkoa, Xabier Olano, que por la mañana se ha presentado como la "única garantía" para formar un "gobierno favorable al derecho a decidir", ha anunciado posteriormente la retirada de su candidatura, teniendo en cuenta que la coalición soberanista no ha sido la fuerza más votada en el territorio y que ya existe un acuerdo de gobierno entre PNV y PSE-EE. Así, ha adelantado que su partido trabajará desde una "oposición constructiva" por la ciudadanía guipuzcoana.